BAQUIA

Megaupload, o “han cerrado la nube donde tenía mis archivos”

El FBI cerró Megaupload de forma repentina, sin aviso previo y sin contemplaciones. La reacción general en medios sociales fue de horror, pero entre los afectados hay algunos que lo son doblemente: los usuarios de pago, que no sólo se han quedado sin servicio sino que no tienen claro qué ha sido de sus archivos.

La organización de consumidores Facua recordaba a los usuarios que tienen derecho a recuperar sus archivos, pero de momento no está muy claro a quién tienen que reclamar. ¿Al FBI? ¿A la por ahora congelada Megaupload, que probablemente estará más centrada en organizar su defensa? ¿Al tribunal estadounidense que ordenó detenciones, registros e incautaciones?

Además, tras la espectacular operación internacional contra Megaupload, otras empresas que ofrecen servicios similares se están replanteando su estrategia, y por ejemplo Filesonic dejará de permitir que los usuarios compartan con otros los archivos que suben a la nube.

Los que utilicen servicios que sigan funcionando, por su parte, se encuentran ante una situación de inseguridad si por el motivo que sea (operaciones contra la piratería, o el terrorismo, o cualquier otra cosa) se quedan sin acceso a sus archivos. Y no estamos hablando de una maleta en una consigna, que en último recurso podemos rescatar de la comisaría.

Hace falta, pues, un procedimiento estandarizado de las autoridades para garantizar que mientras cumplen la ley no cortan el acceso a archivos legítimos, secuestrándolos sin motivo.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios