BAQUIA

El nuevo jefe de RIM no convence a los inversores

En su primer día en el cargo, el nuevo consejero delegado de RIM Thorsten Heins se las arregló para asustar a sus inversores, con una presentación que podríamos resumir en "no creo que necesitemos un cambio drástico".

Una vez pasado el momento de alivio tras la dimisión de Mike Lazaridis y Jim Balsillie de sus puestos de co consejeros delegados, y el de suspicacia al ver que ambos conservaban sus asientos en el consejo, empezaron a llegar las listas sobre lo que debe y no debe hacer Heins. Pero el antiguo jefe de operaciones de la compañía parece tener una idea muy clara, y no se diferencia mucho de la anterior.

Bromas aparte, los accionistas no están para muchas bromas. Les ha costado meses deshacerse de sus antiguos jefe, en medio de una enorme pérdida de relevancia y de imagen de marca ante Apple y Android. Por si fuera poco, en los últimos meses han sufrido una caída de servicio sin precedentes y su ambiciosa PlayBook ha resultado decepcionante.

Algunos de los inversores han reaccionado al plan de Heins de dejar de añadir funciones a los productos a medio desarrollo y centrarse en el marketing dándole un año y medio para darle la vuelta a la compañía o convertirse en el "jefe de transición" antes de dar con alguien con más estrategia o de vender activos de la compañía canadiense.

Parece difícil, especialmente con el afán continuista del nuevo jefe y con los antiguos sentados en el consejo, pero si Nokia puede reconvertirse con uno de esos teléfonos que nos ponen los dientes largos, aún hay esperanza para RIM.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios