BAQUIA

La fina linea entre el consejo y la intromisión

Me gusta prestar a nuestras participadas todo nuestro apoyo y conocimiento. El problema está en esa fina línea de trabajo que consiste en nunca crear una intromisión en la que el CEO crea que estás entrando a gestionar la empresa. Es propio de muchas start-ups que, cuando han conseguido la primera ronda de financiación y tienen 300.000 Euros en caja, empiecen a gastar y, de repente, pasen de gastos mensuales de 10.000 Euros a 40.000. Es un gran signo de peligro pero puede ser necesario. Nuestra función como inversores en advertirles que la siguiente ronda, siempre necesaria, solo será posible si han cumplido los hitos de su propio plan de negocio y que es recomendable, hasta estar seguro de conseguirlos, ser muy prudentes con el gasto fijo mensual. El \”burn rate\” te puede matar.

Sin embargo, la empresa la dirige el emprendedor y no hay que entrometerse más allá del consejo. Tiene que saber que la responsabilidad es suya y que solo queremos ayudarle/a. A medida que la empresa crece y hay inversores ya de segunda y tercera ronda, su intromisión desde el consejo en la marcha de la empresa es poco menos que inevitable pero, para entonces, el emprendedor debe tener el mando de su proyecto tan consolidado que sea capaz de \”gobernar\” admitiendo solo ciertas sugerencias que no le desvíen de sus propósitos.

Es un fino equilibrio que, en muchos casos, lleva tiempo y que nosotros tratamos de quitarle al emprendedor siendo muy cercanos a sus necesidades y ayudándoles frente a los demás socios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios