BAQUIA

Super Bowl, el evento que también se juega en Twitter

La Super Bowl es el único evento deportivo donde nadie se levanta en los descansos para visitar el baño. O si lo hace, se perderá alguno de los cuidados anuncios, esos por los que se llegan a pagar 3,5 millones de dólares por 30 segundos de emisión.

Claro que otra opción es ir al baño a desaguar toda la cerveza ingerida y llevarse el tablet o el smartphone para comentar en las redes sociales el anuncio en cuestión o el pase del quarterback de turno…

Y es que si cada vez es más corriente utilizar Twitter para comentar lo que estamos viendo en televisión, un evento de la magnitud de la Super Bowl ha llegado a convertirse en una retransmisión multipantalla: lo que los espectadores veían en sus televisores, lo compartían al momento a través del tablet o el smartphone.

El partido del pasado domingo tuvo una audiencia estimada (sólo en EEUU) de 115 millones de espectadores. A eso hay que sumar los 140 millones de smartphones y tabletas que hay en EEUU, y que el 42% y el 50% respectivamente de sus propietarios las utilizan habitualmente para tuitear mientras ven la televisión.

El resultado: una explosión de tuits durante el partido, descansos incluidos. Según una encuesta de Harris Interactive, el 60% de los usuarios de dispositivos móviles los utilizaron para comentar la Super Bowl y los anuncios, generando buzz y contenido inmediato sobre éstos.

La final entre los New York Giants y los New England Patriots batió todos los registros. Fue el programa con mayor audiencia en la historia de la TV, superando a las anteriores finales y a emisiones históricas como el último capítulo de “Mash” o la actuación de los Beatles en el programa de Ed Sullivan.

Y en Twitter, con una historia mucho más reciente, también se registraron marcas inauditas. El segundo momento de mayor actividad fue la actuación de Madonna en el descanso, en que se alcanzó un pico de 10.245 tuits por segundo (TPS), con una media de 8.000 TPS durante toda la actuación.

El emocionante final del partido, que no se resolvió hasta las últimas jugadas, disparó el número de TPS a un máximo de 12.223, con una media de 10.000 TPS en los últimos tres minutos de juego. Para hacernos una idea de cómo ha cambiado todo, en la Super Bowl del año pasado el TPS máximo fue de 4.064. Y en 2008 fue de… ¡27 TPS!

También los anuncios (la mayoría con un enlace a Facebook o un hashtag para identificarlos) se comentaron mucho. En YouTube se han visto 30 millones de veces, incluidos los “avances” difundidos antes del partido. El anuncio de David Beckham para H&M mostrando su cuerpo tatuado fue el más difundido, con 109.000 comentarios en las redes sociales.

En total, desde las 18:00 hasta las 23:00 (hora de la costa Este de EEUU) se enviaron 13,7 millones de tuits relacionados con la Super Bowl. Está claro que ya nunca volverá a ser el evento estrella exclusivo de la televisión. Y que ya no se comenta sólo con los colegas reunidos en el bar o el salón de casa. Ahora la discusión está en Twitter.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios