BAQUIA

La aventura de innovar

Innovar es ver oportunidades y encontrar como satisfacer hoy las demandas del cliente incipiente. Por eso es tan importante el diálogo con el/ella. Hoy, inventar solo, desde un laboratorio, puede ser imprescindible en entornos de grave riesgo como en el descubrimiento de nuevas medicinas, para el resto de los entornos tradicionales de servicios cotidianos, la innovación pasa por dejarle al cliente el espacio para que nos cuente que quiere, que echa de menos, como podemos mejorar nuestros productos y servicios…

Nadie da mejor servicio que el que se lo proporciona uno mismo. Si tu cliente tiene las herramientas -fáciles de usar y asequibles para cualquiera- y se puede auto ayudar solo -viendo por ejemplo en que estado exacto de fabricación o entrega está su pedido- dará mucho menos la lata y estará mejor servido.

Debemos crear entornos colaborativos de auto-ayuda para nuestros clientes y promover el que se ayuden entre ellos con herramientas sencillas y ayudas puntuales de nuestros empleados. El trabajo que antes hacia una empresa al 100% con recursos propios -y los consiguientes gastos- hoy lo puede migrar hacia el cliente y conseguir, en ciertos ámbitos que sea el propio cliente el que haga hasta un 90% de los que quiere de nuestro servicio, ya sea durante la compra o en los servicios post-venta.

Hoy, cada vez más el cliente quiere respuestas inmediatas y no las hay mejores que las que se da el/ella mismo/a consultando nuestros sistemas internos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios