BAQUIA

¿Cuanto vale una empresa?

Los precios de una empresa dependen, sobre todo, del comprador. Es algo que muchos olvidan. El precio no tiene nada que ver con el valor. O digamos que poco o no todo. Si soy el número uno de un sector y compro un competidor que está el tercero en el ranking pago  un precio, si soy el  número uno Europeo y compro al número uno de un país concreto pago otro. Si busco diversificar y me gusta un nuevo modelo en un espacio que desconozco puedo pagar más que si compro alguien en un espacio que domino completamente.

Es decir, tenemos que ser capaces de poner en valor la oportunidad que representa nuestra empresa para el potencial comprador. Cuando existe una oferta siempre hay una oportunidad, el problema es entender bien lo que quiere/busca el comprador y conseguir que nuestros precio de venta refleje lo que este quiere de alguna manera.

No es lo mismo si quiere control que si está dispuesto a entrar y construir con nosotros una empresa mejor. No es lo mismo si necesita nuestros sistemas o va a implementar los suyos. No olvidemos que lo más difícil de una empresa es que llegue a su tercer año creciendo y con buen reflejo en su cuenta de resultados y, desgraciadamente, es cuando nos empiezan a hacer ofertas.

Muchas de las compras que hace Yahoo o Google o Microsoft, las hacen para que no las compre otro competidor o para obtener una nueva tecnología que se les resiste en casa o antes de que tengan gran éxito y les cueste un riñón.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios