BAQUIA

Blackberry se rinde ante iPhone y Android, y volverá al mercado corporativo

Ayer no fue precisamente un buen día para Research In Motion. La compañía canadiense, fabricante de los teléfonos inteligentes BlackBerry y de las tabletas PlayBook, anunciaba pérdidas de ingresos y caídas en las ventas, seguidas de la renuncia de algunos de los ejecutivos de alto rango.

RIM ha sufrido unas pérdidas en su cuarto trimestre fiscal de 125 millones de dólares (94,2 millones de euros), o lo que es lo mismo, de 0,24 dólares (0,18 euros) por acción. Los ingresos fueron de 4.190 millones de dólares (3.160 millones de euros), lo que supondría una caída del 19% respecto al trimestre anterior y de un 25% en referencia a un año atrás.

Se trata del quinto trimestre consecutivo acumulando pérdidas, que se deben principalmente a las pobres ventas de las Blackberry y las PlayBook. RIM vendió 11,1 millones de dispositivos, por debajo de las previsiones de 11,5 millones, lo que deja su cuota en el mercado global de smartphones en el 8,2%.

¿Qué hacer ahora? Parece que RIM quiere enfocarse otra vez en el target profesional, tras diversificarse hacia el mercado juvenil, aprovechando el tirón que su chat tenía entre los más jóvenes. Otra de las tácticas es la plataforma BlackBerry 10, cuyo lanzamiento se ha pospuesto para finales de año.

Así, volverá a concentrarse en clientes corporativos, desistiendo en el intento de competir con los más versátiles iPhones o los aparatos Android, facilitándoles las comunicaciones con sus oficinas vía correo electrónicos y con un sistema de mensajería exclusivo. La estrategia publicitaria en marcha en EE.UU. parece indicar el cambio mostrando un énfasis en lo seguro, y menos en lo lúdico.

Este 2012 ha sido bastante negativo para la empresa canadiense. En enero se anunció el nombramiento de Thorsten Heins como presidente y consejero delegado, en sustitución de Mike Lazaridis y Jim Balsillie, los dos fundadores de la compañía. “Aprovechando que completo mi retiro de RIM, me gustaría dar las gracias por esta significativa experiencia y por la oportunidad de haber trabajado con profesionales extraordinarios que han ayudado a convertir una idea canadiense en un éxito global”, explicaba el ejecutivo Jim Basillie, que se desvincula por completo de la empresa.

Balsillie fundó RIM en 1984 junto a Mike Lazaridis y ostentó el puesto de co-CEO junto a su colega hasta el mes de enero. Pero tras numerosas presiones por parte de los inversores y accionistas, dada la mala situación económica de la firma y la caída de cuota de mercado, ambos optaron por dimitir de su puesto, nombrándose CEO a Thorsten Heins.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios