BAQUIA

El Internet de las cosas

Cada día, más sensores de todo tipo, se conectan a Internet y tienen datos que aportar. De momento, la mayoría lo hacen en base a redes que, aunque estén sobre Internet, sirven para un uso concreto y no dejan de ser una especie de supra Intranet de un servicio concreto. Por ejemplo, seguridad de un edificio y su control remoto desde kilómetros de distancia.

¿Que pasará cuando aprendamos a usar estos datos, en muchos casos residuales, para configurar nuevos modelos de negocio? Por ejemplo, si puedo leer todos los sensores de edificios de una ciudad, tengo la capacidad de averiguar cuanto puedo ahorrar en energía aplicando técnicas modernas y mejorando la temperatura de todos los edificios de dicha ciudad.

En un caso extremo, puedo saber que personas salen en cada momento de la mañana de un edificio concreto a fumar (por el control de presencia y su acceso externo al mismo) y aplicar técnicas de venta directa en los momentos más adecuados. Mi vendedor aparece siempre en el momento oportuno, con cajetillas de cigarrillos de varios tipos, en el exterior del edificio y tiene minutos tranquilos para hablar con clientes potenciales. Eso lo consigue a través de una empresa que compra la información de flujos de entrada y salida de edificios y reparte los ingresos con los propietarios del mismo…si, si ya, se puede no ser legal, hoy. ¿Pero, que pasará mañana? Si algo me enseñado este mundo online es que cuando hay datos, siempre hay alguién que averigua como sacarles un buen beneficio.

De todos es ya conocido el éxito de las cámaras locales de vigilancia de tráfico y su uso particular por GPS que pueden darte rutas alternativas en tiempo real…

¿Que otras aplicaciones conocéis ya del Internet de las cosas?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios