BAQUIA

2,5 millones de dólares para Blink

Blink es una exitosa aplicación para reservas de último minuto en hoteles de cuatro y cinco estrellas de toda Europa. Esta startup española fue fundada en noviembre de 2011 por cinco jóvenes emprendedores con el objetivo de ofrecer una alternativa en la reserva last minute de hoteles de alto nivel a un precio atractivo.

El equipo de Blink preselecciona los mejores hoteles de más de 40 ciudades europeas, y muestra sólo los 4 hoteles con mayores descuentos para ese día. Así consigue que los hoteles “compitan” por ser uno de los mostrados en la aplicación. Actualmente, Blink opera en las principales ciudades de España, Reino Unido, Portugal, Francia, Italia, Alemania e Irlanda con más de 400 hoteles.

La startup está atrayendo la atención de inversores europeos y norteamericanos, tras alcanzar en sólo cinco meses las 160.000 descargas en España e Italia de sus versiones para iPhone y Android. Y ahora acaba de anunciar una nueva ronda de financiación que alcanzará los 2,5 millones de dólares

La lista de inversores incluye a conocidos fondos y business angels de Silicon Valley y Europa, como Jeff Clavier (inversor en Facebook, Groupon o Twitter), Adeyemi Ajao (fundador de Tuenti), DN Capital (inversores de Shazam), Charles Petruccelli (ex CEO de American Express Travel), o Carlos Domingo (Director de Product Development de Telefónica Digital), entre otros. También destaca Brent Hoberman, fundador de Lastminute.com, que invirtie a través de PROFounders, fondo de capital riesgo de Londres.

La ronda de financiación se destinará principalmente a la mejora del producto y a la expansión internacional. Además, Blink ampliará también su estrategia de marketing y ampliará su plantilla. La empresa generará nuevos puestos de trabajo en sus oficinas de Londres y de Madrid, donde se encuentra la sede central.

Rebeca Minguela, co-fundadora y CMO de Blink, explica en un comunicado las dificultades para obtener financiación en España, por lo que recurrieron a la financiación extranjera: “En España la financiación privada es más limitada que en países como EEUU y las valoraciones de empresas de nueva creación son en general más bajas. Esto, sumado a los obstáculos burocráticos, no sólo en España sino también en Europa, hace que los emprendedores tengan que recurrir a la financiación extranjera o, en muchos casos, desistir en su proyecto”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios