BAQUIA

El FBI quiere acceso a todas las comunicaciones web

El FBI presiona proveedores de VOIP, mensajería instantánea y correo electrónico, redes sociales y a las grandes empresas tecnológicas en general (Google, Apple, Yahoo, Microsoft…) para que no se opongan a ser "escuchados".

Según un artículo publicado en CNET, el FBI está ejerciendo una fuerte presión sobre estas compañías para que acepten modificar sus códigos de programación, de modo que sean compatibles con el "modo escucha" necesario en casos de seguridad nacional.

La teoría de la agencia de seguridad es que en el mundo actual las comunicaciones son mucho más difíciles de controlar. Si hasta hace unos años bastaba con pinchar un teléfono para seguir a un sospechoso, hoy en día Internet hace mucho más complidada la labor.

Por eso, el FBI presiona a las compañías tecnológicas para que acepten esas "puertas traseras" en sus páginas. No sólo eso, sino que también quiere que no se opongan a una posible ley que las convertirá en obligatorias.

El asunto de las escuchas federales se regula actualmente por una ley de 1994, conocida como CALEA (Communications Assistance for Law Enforcement Act), que en 2004 se extendió a los proveedores de banda ancha, pero que no se aplica a las empresas de Internet.

En los pasillos y despachos de Washington se avecina una fuerte lucha de intereses durante los próximos meses. TechAmerica, un lobby con representación de HP, eBay, IBM, Qualcomm y otras potentes compañías tecnológicas, se opone a la expansión de CALEA.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios