BAQUIA

Ser global y depender menos de un mercado concreto

La crisis que hoy parece circunstancial es algo que permanecerá, de una u otra manera, como una característica del Siglo XXI. Ya nunca más existirán realidades permanentes. Los modelos de negocio se aceleran, cambian y hacen que negocios muy rentables hoy, dejen de serlo en meses. Se necesitan líderes empresariales que tengan mucha flexibilidad, cuestionen a diario su propio modelo de negocio y vendan, de manera muy distribuida, en todo el mundo.

Nadie debería tener más de un 10% de sus ventas en un solo país. Lo normal es que, en la mayoría de los casos, el 90% de las ventas provenga del mercado nacional de la empresa. Eso siempre ha sido así, mejorado por las multinacionales en los últimos años, pero con centros importantes repartidos entre pocos países.

Tener, como tiene DaD, una base en tres continentes, es la mejor manera de repartir juego global y, poco a poco, reducir al mínimo el riesgo país. Las empresas del Siglo XXI, en especial las de Internet, tienen modelos que se prestan especialmente bien a estos nuevos planteamientos de globalidad en todos sus ámbitos, tanto de producción y gestión como de ventas.

Hay que saber aprovecharlo desde el inicio.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios