BAQUIA

Venid niños, venid, al Facebook de menores de 13 años

Fbbirthday

La noticia ha corrido como la pólvora por todos los medios de comunicación del mundo. The Wall Street Journal publicaba ayer las intenciones de Facebook de abrir sus puertas a los menores de 13 años, el límite legal actual para abrirse una cuenta en la red social. 

Según el diario norteamericano, un importante número de menores miente a la hora de dar su verdadera edad con tal de adentrarse en los social media. Esto pone en un serio compromiso moral y legal a Facebook, ya que debe tener consentimiento paterno para recopilar información sobre niños, y de ahí la necesidad de “legalizar” la entrada de menores de 13 años, actualmente prohibido en sus cláusulas, aunque con cierto vacío legal fuera de ellas.

La propuesta de la red social de Mark Zuckerberg se basaría en el control parental, conectando las cuentas de los niños con las de los padres, para que éstos dieran su consentimiento sobre las solicitudes de amistad que pueden aceptar o las aplicaciones que pueden usar, por ejemplo. De tal forma, serían los encargados de dar el visto bueno final a grupos, páginas y amigos, e incluso estarían al tanto de los comentarios y las fotografías en las que participen sus hijos.

Pero por supuesto, todo el asunto está rodeado de una fuerte polémica. Algunos analistas afirman con rotundidad que la pretensión de Facebook no es otra que buscar nuevos focos de ingresos para proporcionar seguridad en estos momentos de inestabilidad financiera. Recordemos que desde su salida a Bolsa el 17 de mayo, Facebook ha visto caer un 28% su valoración bursátil.

Tampoco faltan los que critican que Facebook busca una apertura del target publicitario. Los ingresos provenientes de los juegos desarrollados por Zynga (creadora de FarmVille y Mafia Wars 2, entre otros) supususieron 445 millones de dólares en 2011, un 12% del total de la recaudación. De ahí que Facebook pueda querer fomentar el desarrollo de juegos infantiles, eso sí, pasando por el filtro y previo pago de los padres.

Por último, se plantea el debate sobre el verdadero valor educativo o formativo de la vinculación de los niños y adolescentes con las redes sociales. Y aquí, más que lo que diga o deje de decir Facebook o las autoridades legales, debería decidir el criterio de cada padre.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios