BAQUIA

Extremismo lapidario

Nunca digas “nunca jamás”.  Algunos comentarios en post recientes me acusan de “querer dar soluciones finales a los nuevos entornos del Siglo XXI”. Si he dado esa impresión, lo siento, no era mi intención. Precisamente si algo tiene este siglo, en el que todo se tiene que reinventar, es que nadie tiene una bola de cristal para saber como evolucionarán los distintos entornos de trabajo y modelos de negocio que los sustentan. Desde luego, yo no pretendo ser un profeta del futuro, hasta ahora siempre me he equivocado, por lo menos en los plazos…

Todo tiene que mejorar, pero eso no significa que todo cambie, en muchos casos, mientras áreas enteras de actividad económica cambian, otras permaneces durante años aferradas a costumbres y relaciones personales que no se pueden cambiar rápidamente.

Lo que está claro es que existen ineficacias operativas en cualquier modelo de negocio tradicional basado en la falta de tecnología de siglos anteriores. Algunos de estos entornos han abrazado ya la tecnología y están cambiando -no siempre para mejor- como es el caso de los servicios financieros o la banca, pero son cambios imparables que todavía no controlamos en su totalidad y están en la raiz de muchos de los problemas actuales.

No podemos parar la migración y debemos aprender a vivir con entornos cambiantes, errores de bulto y cambios sociales no deseados. Este es un siglo convulso propio de gente con nuevas ideas y decididos a cambiar las cosas…necesitamos muchos emprendedores…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios