BAQUIA

Informáticos más emprendedores

Jose Valle, Responsable de Desarrollo de ElSuper.com

Graciela Diez expone algunas reflexiones interesantes en su artículo ¿Quién dice que no hay programadores? En buena medida estoy de acuerdo, pero aún considerando aspectos como la cualificación, el salarial o las condiciones del sistema, creo que hay un factor fundamental que diferencia nuestros profesionales informáticos de otros, y es el porcentaje de los que se decantan por la iniciativa empresarial. Para cambiar esta situación todo el sistema debe ayudar y el gobierno no puede ser menos, la mayoría de emprendedores no precisan que les den nada, solo que les dejen trabajar. Necesitamos más emprendedores y entre los informáticos tenemos a los mejores candidatos. Vamos a continuar la polémica.

Esto es como una especie de deja vu. Es algo sobre lo que he escrito en varias ocasiones desde finales de los 90. La primera vez, si la memoria no me falla, fue a raíz de un plan que lanzó el gobierno argentino para fomentar la creación de empresas de software pensando en el mercado exterior. España tiene que crear más empresas de software si queremos progresar en otras áreas de la economía. El conocimiento en todas sus variantes debería ser la principal apuesta, porque se pueden crear empresas para desarrollar proyectos muy interesantes con muy poco. Y esta misión debe estar, en buena medida, en manos de los informáticos, porque además es la única forma de progresar salarialmente, sin irse a trabajar a Alemania.

Diría que cualquier "informático" con algo de experiencia y un nivel decente supera con creces un salario mileurista, que con la que está cayendo no será para echar las campanas al vuelo, pero está bastante mejor que en otros sectores de la economía. Y no es que esté tirando de estadísticas, pero participo en muchos proyectos, me llega información y los programadores con los que trabajo a menudo ganan más que yo.

Si comparamos lo que ganan dentro y fuera del circuito de las grandes ciudades, la diferencia salarial, permite un nivel de vida muy razonable si nos alejamos de los centros del negocio informático tradicional. Además estoy completamente de acuerdo con la autora en que con un salario normal fuera de Madrid o Barcelona se puede vivir realmente bien, eso sin contar el tiempo que se ahorra, el ritmo… En definitiva, esa calidad de vida a la que tanta importancia le damos. Yo estuve unos cuantos años en diferentes lugares y es una experiencia enriquecedora, que cualquiera debería probar.

Por supuesto, la situación que vivimos no es solo achacable a los informáticos, lo es también a las empresas que crean software, bien como actividad principal, bien para el consumo interno. Pero aquí hay una diferencia notable respecto de otros países, y no solo con Estados Unidos: en nuestro caso, como en la mayor parte de sectores de la economía, faltan emprendedores. Y a la mayor parte de los ingenieros no parece que sea algo que les apetezca demasiado. ¿En cuántas actividades humanas una sola persona o un equipo reducidisimo puede crear en unas semanas algo que ponga el mundo patas arriba? ¿Repasamos cuantos ricos de menos de 50 años hay en la lista Forbes que no vengan de la informática?

¿No tienen los ingenieros informáticos imaginación para crear nuevas aplicaciones? Yo creo que sí, pero parece que falta iniciativa y estamos más por una recompensa inmediata, un trabajo con nómina, que cada día costará un poco más conseguir. Con lo que al final emprenden otros, crean los proyectos que crean y tiran de los profesionales disponibles a cambio de cacahuetes, como sugería el artículo de Graziela.

El tema salarial tiene muy difícil solución, porque el único baremo válido es cuánto se obtiene por un trabajo y dividir entre los participantes, añadiendo los gastos que correspondan y dejando algo para los beneficios. Obviamente la situación no es la mejor ahora mismo. La presión de otros países hace difícil que suban los salarios. Diría que en la actualidad sobre todo es la que llega desde Latinoamérica, porque los indios, ya no te digo los del Este de Europa, son caros para los estándares de la externalización española, porque trabajan para alemanes y americanos que pagan sin problemas 25-30 dólares la hora. Así que los que tendrían que estar más que enfadados serían los programadores americanos, que es donde al final acaba todo el mundo quitándoles trabajo. La realidad es que con los salarios que se pagan en la actualidad en España, salir a buscar fuera profesionales no es necesario, algún perfil muy raro, pero no es lo habitual y seguro que los profesionales latinoamericanos harán valer sus ventajas. La mejor forma de darle la vuelta al problema salarial es que haya más profesionales creando empresas y trabajos de calidad.

Otra razón para que creen los de dentro es por otro factor propio de la idiosincracia nacional: el miedo a la contratación. A los que están del otro lado, esto les suena a chino, pero el empresario local tiene pánico a contratar, os lo aseguro. Vale, hay excepciones como en todo, pero lo cierto es que con reformas, sin reformas y con la que está cayendo, no tenemos ni pizca de confianza en un sistema que cambia cada dos por tres y que no demuestra que crea en nosotros, más bien al contrario. El que no haya demonizado a los empresarios en los últimos tres años, que tire la primera piedra. Y esto sí que es una barrera importante. Porque dará igual lo que se legisle, hasta que en el cerebro de un buen número de ellos no se produzca ese cambio sutil, pero imprescindible, la situación no cambiará. Y si ellos no contratan, en muchos casos porque están tratando de sobrevivir hasta el mes que viene, tendrán que ser nuevos emprendedores los que tiren del carro.

Un empresario, con intereses en otros países, dijo una frase que tiene su aquel: "Yo pago buenos salarios por trabajar. Cuando alguien no funciona, cuando no me interesa ¿por qué tengo que seguir pagándole?" Se refería en aquel momento a las indemnizaciones de 45 días, pero estoy seguro que las de 20 tampoco le hacen sentirse el hombre más feliz del mundo. Para un trabajador esto puede sonar casi como un insulto, pero yo me pararía un par de minutos a reflexionar sobre el tema, porque lo que dice este hombre no es un disparate. Es lo normal en medio mundo, bajísimas indemnizaciones por despido. Podemos echar espuma por la boca insultando a toda la clase empresarial de este país, la mayoría personas que ganan menos que cualquier profesional cualificado, o darle una vuelta al tema y ver qué solución se nos ocurre.

Y esto sería aplicable al paro. ¿Queremos que nos paguen por trabajar o por estar en casa? Aunque pueda ser muy apetecible y más de uno esté por ello, lo segundo no parece sostenible y no nos hace más competitivos seguro. ¿No sería mejor tender hacia un modelo en el que el tiempo entre trabajos, ya que no son para toda la vida, fuera el menor posible? Desde mi punto de vista, sin ninguna duda. El colchón de la seguridad, hay que utilizarlo lo mínimo posible o se convierte en un queso de gruyère. Porque si lo normal es tirar de él todo el tiempo, si sumamos lo que aportamos en cuotas de esto y lo otro, y lo que obtenemos en subsidios varios, para acabar en la jubilación, dan un resultado que debería ser fácil de entender para un ingeniero: quiebra del sistema.

Día sí, día no escucho lo de que los salarios aquí son la mitad que en Europa. Me sorprende mucho que esto no se entienda, pero los salarios son una cuestión de oferta y demanda. Solo subirán si hay mucha demanda, entonces los informáticos experimentados cambiarán de empresa hasta que encuentren aquella en la que se encuentren mejor. Aunque el salario es uno de los factores más importantes, no es el único, ni siquiera posiblemente el que más pesa en la decisión de cambiar o quedarse. Por lo tanto, solo la demanda provocará la subida de los salarios. Y para que la demanda crezca tendremos que ofrecer todos productos que reporten ingresos y beneficios a alguien. Los usuarios tendrán que comprarlos porque entiendan que les resuelve un problema, y al final las nóminas reflejarán esa simbiosis tan curiosa entre usuario contento, programador feliz y empresario sonriendo todo el día.

Creo profundamente en el emprendimiento. Un país moderno necesita empresarios, muchos, incluso a título individual. Las estrategias mentales de alguien que tiene que estar entre los mejores en lo que hace cada día, que tiene que preocuparse por mantener a sus clientes y adquirir otros nuevos, c-o-n-s-t-a-n-t-e-m-e-n-t-e, no tienen nada que ver con las de alguien que en muchos casos sus principales objetivos son el viernes siguiente o la próxima nómina. El nivel de motivación de uno y otro no son comparables. Crear aplicaciones es una de las tareas más creativas que hay, puede ser muy gratificante y estar muy bien recompensado, ya les gustaría a muchos tener nuestra profesión.

Hasta que no consigamos que emprender esté incorporado en los genes de esta sociedad, los salarios seguirán siendo los que son, con tendencia a la baja, por la simple razón de que cada año vamos retrocediendo puestos en casi todos los rankings. Si queremos cobrar más que un letón tendremos que producir más que él y para ello muchos de nosotros tendremos que tomar las riendas de nuestras vidas y convertirnos en empresarios, aunque sea a título individual.

Para finalizar, lo único que le pediría al gobierno es que dejen jugar, no interrumpan el juego, para empezar con la creación de empresas. Puedes crear una empresa en Reino Unido online en minutos por 30 libras y no hay impuestos por las primeras 60.000 libras de facturación. 60.000 libras en una profesión liberal deja un razonable salario para una persona y con los estándares españoles hasta para dos o tres, más todo el ecosistema que gira alrededor de una empresa por pequeña que sea. Señores del gobierno: dejen crear empresas, simplifiquen, abaraten, reduzcan impuestos al principio y después, pero sobre todo dejen que las personas salgan del paro y den un primer paso para cambiar la situación de nuestro país. Con la que está cayendo parece algo de sentido común que el gobierno reparta juego y que los demás creemos empresas, ¿no?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios