BAQUIA

Digg.com ha vuelto… O eso se supone

Diggnuevo

Hace sólo tres semanas que se anunciaba la adquisición de Digg.com por Betaworks, una incubadora neoyorquina. La que fuera pionera de la Web 2.0 era vendida a un precio casi de saldo, y el comprador aseguraba que volvería a convertirla en una startup, funcionando con "presupuestos bajos, pequeños equipos y ciclos rápidos."

Al menos en lo de ciclos rápidos parece que se ha cumplido el objetivo, pues ayer mismo (tras "seis semanas propulsadas por adrenalina y cafeína", según el blog oficial) se estrenaba el nuevo diseño de Digg.com, que no guarda ningún parecido con el anterior, ahora mucho más visual (con claras referencias a Pinterest) y algo menos participativo. Parece claro que los nuevos dueños quieren dar a Digg un enfoque completamente diferente.

Aparte de los cambios en el diseño, se ha reducido el peso de la comunidad, elemento que siempre fue el más significativo de Digg.com. En primer lugar, se han eliminado los comentarios. La nueva página de FAQ explica que cuando Digg apareció en 2004 fue uno de los primeros sitios web donde los internautas podían conversar, cosa que ahora se puede hacer en multitud de sitios; de todas formas, aseguran que están trabajando en un sistema de comentarios.

Y en segundo lugar, ahora son tres moderadores -y no los usuarios con sus votos- los que seleccionan las noticias que aparecen en portada. Aunque se asegura que los "diggs" (votos de los usuarios) tienen todavía relevancia, no será el único criterio de selección: también se tendrán en cuenta los "Me gusta" de Facebook y los retuits que reciben las historias, por lo que en portada acabarán las "más sociales", pero no necesariamente las favoritas de la comunidad.

Otro elemento polémico es la obligación de loguearse con la cuenta de Facebook si se quieren votar las noticias, de modo que quien no tenga un perfil en la red social o no quiera usarlo para este fin no podrá votar. Desde Digg se explica que esta medida se ha tomado para identificar a los usuarios y así reducir el volumen de spam, y que es una solución temporal mientras se desarrollan otros filtros.

Otra decisión que no ha gustado a los antiguos usuarios del portal es que todo su historial de actividad (noticias enviadas, comentarios, etc.) no está accesible. Al menos de momento, porque una vez más, los nuevos dueños de Digg aseguran estar trabajando en una herramienta para solucionar esto.

En definitiva, un diseño y una concepción que parece más acorde con los medios sociales de hoy en día, pero con demasiadas tareas pendientes bajo la excusa "no nos ha dado tiempo a más en seis semanas" (¿tanta prisa había?).


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios