BAQUIA

Tres estrategias de social media que no favorecerán a tu negocio

Sin duda, las nuevas tecnologías y las redes sociales han cambiado por completo la forma de interactuar y comunicarse. En consecuencia, las empresas deben adaptarse a estos cambios y evolucionar en sus comunicaciones y estrategias de marketing.

A pesar de que aún existen empresas negadas a abrirse a los nuevos modelos de negocio, la mayoría de ellas han aceptado estos cambios. Ahora bien, aunque sus intenciones son buenas, sus resultados no siempre lo son. No basta con tener más seguidores en Twitter o una puntuación altísima en Klout, ya que esto no aumentará necesariamente el tráfico de un sitio web, ni atraerá a más clientes potenciales ni aumentará las ventas.

Es cierto que las nuevas tecnologías y las herramientas que tenemos cada día a nuestro alcance pueden provocar cambios en la práctica, pero la teoría y los principios del marketing siguen siendo los mismos.

En Social Media Today encontramos tres ejemplos de cómo no se deben utilizarse las redes sociales para hacer crecer un negocio, y cómo actuar correctamente.

                          Business-man-mistake-whoops

Mala estrategia nº 1: crear demasiadas redes sociales

Según expertos en Social Media, es recomendable estar en Twitter, Facebook, Google +, Pinterest, Tumblr, y todas las redes posibles. Sin embargo, el problema de esta estrategia es obvio: ¿quién va a estar detrás de todos estos perfiles? ¿Cómo es posible mantenerse activo en todos ellos y hacer un buen trabajo de Social Media? ¿Y con cuáles de ellos se supone que deben interactuar los clientes?

Solución: invertir más recursos en menos tácticas

La diversificación de las inversiones financieras es una gran manera de minimizar el riesgo. Pero cuando se minimiza el riesgo, también disminuyen los posibles rendimientos. Lo mismo sucede con el marketing online. Por tanto, si el objetivo de una empresa es crecer rápidamente, lo mejor es jugárselo todo a una sola baza. Para ello se deben identificar los canales de mayor rendimiento (blog, email, Twitter, Pinterest, etc.) e invertir más en ellos.

Mala estrategia nº 2: confiar en otros para compartir tus publicaciones

Hacer que la gente comparta tus entradas de blog o haga retuits de tus actualizaciones es una de las técnicas más comunes del social media. Pero sin embargo, esto no es una estrategia de marketing. No importa cuántos botones para compartir en las redes sociales pongas en tu web, uno no puede sentarse a esperar a que otros hagan el trabajo. Para las empresas grandes es fácil, porque son conocidas por todo el mundo, y van a seguir interactuando y compartiendo sus publicaciones, incluso si estas no son tan buenas. Pero las nuevas y/o pequeñas empresas no pueden confiar en que el "boca a boca" afecte significativamente en su crecimiento.

Solución: conducir directamente a los visitantes a puntos concretos

Los resultados serán mejores si se centran las actividades de social media hacia un objetivo concreto: aumentar el tráfico de un sitio web existente, aumentar la lista de correo electrónico, aumentar la influencia en Twitter, etc.

Mala estrategia nº 3: centrarse demasiado en tácticas fáciles e ineficaces

Lo ideal es dejar de lado tácticas poco efectivas como unirse a chats de Twitter o dejar un par de comentarios corta-pegados en blogs. Pero entonces, ¿qué es lo que hay que hacer, sobre todo si eres nuevo, pequeño, o prácticamente desconocido?

Solución: centrarse en el desarrollo de negocio, no sólo en la gestión comunitaria

La gestión comunitaria y la actividad en las redes sociales es importante si ya se tiene un público enorme. Pero si el objetivo es crecer, es necesario centrarse en el desarrollo de negocio y crear alianzas con otras entidades. Tal vez una pequeña empresa puede proveer de contenido a una mayor compañía, o donar tiempo y dinero a una organización no lucrativa importante que sea lo bastante influyente. En cualquier caso, el objetivo del desarrollo de negocio es el uso de las nuevas herramientas y tecnologías para crear alianzas con personas y organizaciones importantes.

Esto es más difícil que el social media como tal, porque no hay un guión predefinido y se necesita más tiempo, por lo que se debe tener paciencia hasta poder ver los primeros resultados. Sin embargo, el retorno de la inversión a largo plazo es mucho mayor.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios