BAQUIA

OpenStack se arrepiente de la entrada de VMware

OpenStack es una plataforma IaaS fundada por RackSpace y la NASA en 2010. El software para construir nubes privadas y públicas se publica bajo una licencia Apache, lo que permite entre otras cosas modificarlo e integrarlo en sistemas de pago.

Desde su fundación se han unido al proyecto unas 150 empresas, entre ellas AMD, Intel, Canonical, SUSE Linux, Red Hat, Cisco, Dell, HP, IBM o Yahoo! Y recientemente lo ha hecho VMware, uno de los líderes en el sector de la virtualización.

Parece que esta última incorporación no ha sentado muy bien a algunos miembros del consejo directivo de OpenStack. Por lo menos a Boris Renskim, cofundador de Mirantis, una consultora especializada en implementar los servicios cloud desarrollados por OpenStack.

En una entrada en su blog y después en una entrevista a Network World, Renskim define como un “gran error” la entrada de VMware en OpenStack, un movimiento que puede dañar seriamente la reputación del proyecto.

Según Renskim, todos los clientes que se han interesado hasta la fecha por OpenStack lo han hecho porque lo ven como una alternativa a VMware. Pero la admisión de ésta en la asociación diluye las diferencias o fronteras entre ambas. “Si OpenStack no es una alternativa a VMware, ¿entonces qué demonios es?”, se pregunta Renskim.

Openstack vmware

La tensión entre la empresa de virtualización y la asociación se remonta a hace unos meses. En abril, Mathew Lodge, vicepresidente de la división Cloud Strategies de VMware, definió en su blog a los proyectos colaborativos open source (entre ellos OpenStack) como “las hermanas feas”.

Después de eso, VMware presentó su solicitud para ingresar como miembro gold en la asociación, para lo que es necesario aportar 200.000 dólares al año y personal para trabajar en el proyecto. La votación se aplazó hasta principios de este mes, en que finalmente se aprobó la solicitud.

Renskim mantiene que su recelo proviene de la percepción del mercado de OpenStack como alternativa a VMware. La integración de ambas no tendría por qué ser un problema de no ser porque podría provocar competencia entre diferentes proyectos open source en la nube, como CloudStack y Eucalyptus, promovidos por Citrix.

El arte supremo de la guerra es neutralizar al enemigo sin luchar”, cita Renskim en su blog a Sun Tzu. “En otras palabras, VMWare se une a OpenStack”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios