BAQUIA

España es el segundo país con más riesgo de infección de virus por Internet

Internet es un fenómeno global sin fronteras, pero el ciberdelito tiene "características geográficas” específicas. En cada parte del mundo los ciberdelincuentes lanzan diferentes programas maliciosos, asignan diferentes prioridades a sus ataques y usan una gran variedad de trucos para ganar dinero. Los principales factores de diferenciación son el nivel de desarrollo económico, la cantidad de usuarios de Internet y su nivel de penetración en el país.

Kaspersky Lab ha realizado un estudio centrado especialmente en la situación en Estados Unidos y Europa Occidental. Según este estudio, en el primer semestre de 2012, el 80% de todos los ordenadores comprometidos sufrieron ataques mientras los usuarios navegaban por Internet. Las primeras dos posiciones de la clasificación pertenecen a Italia y España, que son parte del grupo de alto riesgo por infecciones en la red (los países en los que el porcentaje de ataques a ordenadores supera el 40%).

             Informe 1

En el primer semestre de 2012, el 69% de todos los contenidos maliciosos se alojaron en Europa Occidental, EE.UU. y Canadá. Además de los servidores físicos, los ciberdelincuentes necesitan nombres de dominio para propagar sus programas maliciosos. Estas zonas representan el 44,5% de los ataques neutralizados que se lanzaron desde sitios maliciosos contra los usuarios de Norteamérica y Europa occidental, con España en la cuarta posición. 

En el caso de los países analizados en Europa Occidental, normalmente los usuarios poseen ordenadores con buena protección, lo que mantiene a raya a los ciberdelincuentes en sus intentos de ataque. Además, estos usuarios suelen migrar con rapidez a las nuevas versiones de los sistemas operativos, lo que dificulta los esfuerzos de los ciberdelincuentes por encontrar brechas para penetrar los sistemas. Los usuarios de Norteamérica y Europa Occidental se han convertido en conejillos de indias con los que los ciberdelincuentes experimentan sus últimas creaciones: tecnologías diseñadas para infectar ordenadores ocultando un código malicioso en el sistema, y varios mecanismos para ganar dinero. 

El principal objetivo de los ciberdelincuentes en esta región es el dinero y los troyanos son su herramienta favorita para robarlo. El uso extendido de la banca online hace que los usuarios de EE.UU. y Europa Occidental sean un blanco apetecible para los ciberdelincuentes. En estas regiones circulan los troyanos más famosos diseñados para recopilar información financiera. 

Además de las cuentas bancarias de los usuarios, a los ciberdelincuentes les interesa capturar las cuentas de PayPal y eBay: el 34% y el 9% respectivamente de todos los ataques se dirigieron a estos servicios de pago online. 

Otro objetivo importante es el robo de información personal. En los foros de hackers se venden bases de datos de diferentes tiendas y servicios. Con tanta información disponible, los precios son bajos, apenas unos céntimos (en caso de compras al por mayor) por la información de una sola persona. Sin embargo, la información sobre miles de usuarios diferentes de varios servicios suele terminar en las manos de hackers como resultado de vulnerabilidades o errores en la configuración de servidores y bases de datos. La forma más evidente de usar esta información es lanzar ataques personalizados contra usuarios específicos, que tienen más posibilidades de éxito.

Los ciberdelincuentes han comenzado a usar de forma activa programas troyanos chantajistas (Troyan-Ransom) que hasta ahora eran prácticamente desconocidos fuera de la ex Unión Soviética. Su principio operativo es sencillo: tras infectar un ordenador, se bloquea todo acceso al mismo mediante la modificación de la configuración del sistema o abriendo su propia ventana por encima de otras ventanas, y efectuando un chantaje.

Uno de los ataques que obtuvo más éxito fue en el que los hackers bloqueaban el ordenador y, supuestamente en nombre de la policía, solicitaban al usuario que pagara una multa por visitar sitios con contenidos de pornografía infantil o escenas de violencia contra niños.

      Informe 2

Actualmente se conocen varias versiones de troyanos que usan los nombres y símbolos de la policía de diversos países: Alemania, Francia, Reino Unido, Suiza, Holanda, Finlandia y España. Por desgracia, no es fácil saber quién recibe el dinero porque los estafadores hacen transferencias mediante sistemas de pago online, como Ukash, Epay o PayPoint en los que no es posible monitorizar las transacciones.
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios