BAQUIA

Los mentores

¿Os acordáis del viejo refrán que dice "quien bien te quiera te hará llorar"? Tiene algo que ver con ello. Un mentor, sin ser un cenizo, debe darle al emprendedor buenas y malas noticias sin parpadear. El problema es que hay demasiados mentores sin experiencia previa y se creen más bien un "coach". Son dos cosas diferentes. Un mentor debe poseer experiencia en la materia y poder "entender" bien el problema. Un "coach", también muy importante, no la necesita más allá de la que tiene como profesional del "coaching" capaz de proporcionar soporte anímico y de carrera profesional.

Ambos modelos se entrecruzan en algunos aspectos, sobre todo en aquellos que tienen que ver con el ánimo del emprendedor/a pero, desgracidamente, si el problema es que no sabes meterle mano a cómo resolver el que tu base de datos se ha quedado obsoleta o que tu software es más lento que el de la competencia, el mentor debe "entender" el problema si quiere ayudar. También debe poder detectar quién falta en tu equipo directivo y hacerte notar lo que necesitas.

El "coach" tiene más que ver con cómo le cuentas a tu mujer que seguirás llegando tarde dos años más como mínimo y aliviar el problema que te ha causado el haberle fallado a tu hijo en la presentación de su última obra de teatro.

Son dos funciones diferentes, ambas importantes y requieren una preparación, mucha experiencia y la humildad de saber que nunca tienes la "única" respuesta.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios