BAQUIA

La unión hace la fuerza

Mantener un Consejo equilibrado, a medida que se suceden las diferentes rondas de ampliación de capital, no es nada sencillo y puede ser nefasto si no se planfica bien. Los inversores de distintas rondas tienen intereses dispares. Los que entraron al inicio y ya tienen un buen beneficio acumulado -aunque solo sea sobre el papel- tienen un postura diferente a los que han entrado al final y se han protegido con derechos preferentes para el caso de una venta o exit de la compañía.

Los emprendedores pueden empezar a perder la paciencia ante este reto, y muchos terminan dejando de la mano del Consejo decisiones críticas de negocio para no tener que estar luchando por sus ideas en cada nueva reunión. Es un error: una vez el Consejo toma decisiones operativas, querrá seguir haciéndolo y el emprendedor tendrá frustaciones crecientes. En algún momento hay que decirles que las decisiones estratégicas las discutes con ellos, pero que las operativas son decisión del CEO.

¡Cuidado! Necesitas su dinero y sus consejos, pero no que te miren por encima del hombro a cada paso que das. Tienes que ser amable y compartir con ellos tus ideas, pero firme en la toma de decisiones sin que parezca simplemente testarudez. Es un equilibrio difícil al que el CEO debe llegar bien preparado, con buenos argumentos, pero no dejar que le quiten la iniciativa ni el mando.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios