BAQUIA

Galaxy S III o Galaxy S III mini: ¿cuál te conviene?

Galaxy-s-iii-mini-oficial
Precio

Si el Samsung Galaxy mini III cuesta uno 310 euros libre; su hermano mayor, además de en tamaño, también le supera en precio: 500-600 euros. Esta diferencia es insignificante si sólo tenemos en cuenta las especificaciones técnicas, pero se convierte en determinante si el factor monetario es importante para el comprador.

Tamaño y diseño

Si hablamos de tamaños, en algo supera el S III mini al S III: en el grosor: 9.9 mm frente a los 8.6 mm de su hermano mayor. Sin embargo el mini, con 63 mm de ancho y 112 gramos, es más ligero.

En cuanto al material, y como era previsible se ha utilizado el mismo plástico, aunque la pantalla es un poco más gruesa y de peor calidad que la del S III. Nada que se salga de lo normal, teniendo en cuenta el ahorro de mas de 200 euros que supone comprar el mini.

Cuidado, porque el apelativo "mini" puede engañar a más de uno: el teléfono es pequeño si lo comparamos con el S III, pero en realidad hablamos de un teléfono de unas medidas muy similares a las del primer Samsung Galaxy. Claro que eso mismo puede también decepcionar a los que esperaban las prestaciones del Galaxy S III en un tamaño mucho más pequeño.

Pantalla

La pantalla de 4 pulgadas es la principal diferencia entre el mini y el S III, de 4.8 pulgadas. Hablamos de una pantalla del mismo tamaño que el iPhone 5, redundando en lo engañoso del término "mini". En la resolución se encuentra la verdadera diferencia: 480 x 800 píxeles, frente a los 720 x 1280 píxeles que tiene la Súper AMOLED del SIII.

Esa resolución es similar a la que se usó en el primer dispositivo Galaxy S, por lo que podemos considerarala  algo obsoleta para un terminal que acaba de salir al mercado. Pero también hay que valorar si finalmente podrá más la resolución o el precio asequible

Procesador

El mini utiliza un procesador de doble núcleo de 1 GHz, frente al que utiliza el S III, de cuatro núcleos a 1.4 GHz de potencia. Esta característica es muy importante si queremos que nuestro dispositivo funcione perfectamente, por ejemplo, en los juegos. 

Este paso de los 4 núcleos del S III al doble es más que importante a la hora de determinar el modelo por el que se va a decantar el cliente. Sí es cierto que su precio es muy superior, pero de lejos el Galaxy S III supera en capacidad de rendimiento al mini, relegándolo a usos no profesiones o no demasiado exigentes en rendimiento.

Software

En este punto el hermano menor es más fuerte que el S III. Si el mini utiliza Android 4.1 Jelly Bean, el S III sigue utilizando Android 4.0 Cream Sandwich. Sin embargo, tampoco es una característica demasiado significativa, ya que en unos días se espera la actualización del S III a Android 4.1.

Conectividad

Ambos terminales utilizan NFC, además de contar con un puerto miniUSB que permite entre otras posibilidades la salida de vídeo de alta definición y sonido envolvente al utilizar el tipo correcto de cable. Este cable sólo lo comercializa Samsung y tiene un coste de unos 30 euros. Este punto es poco determinante en la elección.

Batería

Es una de las características más miradas últimamente por los compradores. Si en un primer momento lo fundamental era tener el mejor teléfono, ahora también se está convirtiendo en tema de debate la poca duración de la batería de los smartphones.

En este caso, el Galaxy mini dispone de una batería de 1.500 mAh, frente a los 2.100 mAh del Galaxy SIII. La diferencia de 600 mAh no es tan grande, puesto que realmente al tratarse de un teléfono con menos potencia y menos pantalla es posible que su duración sea muy similar.

Por último, recordemos que al margen del presupuesto del que disponga el comprador, será decisivo el uso que se le vaya a dar al terminal.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios