BAQUIA

La nueva ecuación del valor percibido

No es cierto que nadie pague nada en Internet. Los clientes pagan por aquello que consideran tiene un valor para ellos. El problema es que el "valor" lo tiene que percibir el cliente, no marcarlo la empresa, y eso, en muchos casos, no se hace. Proponemos, sin testar, productos y servicios que pueden parecernos muy valiosos a quienes estamos en una reunión empresarial, pero que el cliente no percibe.

En Internet, el valor percibido debe ser muy alto. Además, es cambiante en el tiempo: hoy pagamos por algo que consideramos de "gran valor" pero que mañana alguien nos regala, y ya no estamos dispuestos a pagar por ello. Es decir, es una carrera sin final en la que, a diario, debes estar reinventando la oferta y dialogando con tu cliente para que sea él quien te dé las pautas para nuevos productos y servicios.

Debemos inventarnos servicios o productos que generen la necesidad de que el cliente nos visite con frecuencia, si es posible a diario, y luego debemos cobrar "poco" por un gran servicio. La clave es el autoservicio y la participación del cliente en parte de las soluciones que ofrezcamos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios