BAQUIA

Última oportunidad

En mis más de 20 años de participar en más de 50 negocios de Internet y conocer a cientos de emprendedores, he podido ver, con frecuencia, gente que ha rechazado una suculenta oferta de venta de su empresa para, años más tarde, tener que cerrarla, casi siempre por no reconocer que las cosas habían cambiado y seguir pensando que "valgo mucho más de lo que me ofrecen".

Las valoraciones dependen mucho de sucesos aleatorios que no controlamos. Desde la euforia colectiva a la necesidad de un líder de completar su mapa de expansión en un determinado país. Todo ello son sucesos momentáneos que no tiene porqué volver a suceder.

Lo importante para un emprendedor es no creer que una oferta buena va a ser siempre superada por otra mejor, y entender cuándo ha perdido el tren de la valoración y debe simplemente tratar de salvar la ropa y recuperar, si puede, el dinero de sus inversores. No es sencillo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios