BAQUIA

Las nubes híbridas ofrecen nuevas oportunidades de negocio

Jelle Frank van der Zwet, Global Marketing Manager de Interxion

¿Por qué una nube híbrida?

Las empresas encuentran ventajas y desventajas en la nube pública. Como puntos negativos destacan una seguridad escasa o no federada, falta de integración con las herramientas de administración, ausencia de controles de acceso a datos de la empresa y cumplimiento de normas. Este último punto supone una preocupación importante, pues las sanciones se han agravado y el legislador ha empezado a castigar los malos comportamientos.

Ventajas y características de la cloud híbrida

Muchos proveedores cloud son conscientes de los problemas anteriores. Su solución pasa por la utilización de herramientas federadas que permiten gestionar la seguridad, la administración de los sistemas y de los datos como si fuesen parte de la cloud privada, a pesar de estar en la pública. Estas soluciones federadas también proporcionan la capacidad para garantizar que los datos o aplicaciones ubicados en la nube pública cumplan con la normativa.

Los principales retos para empresas de cualquier tamaño son crear la nube privada y luego integrarla con la nube pública elegida. A pesar de la nueva generación de herramientas federadas, esto no será fácil pues hay determinadas premisas de negocio a respetar así como cambios en la manera en la que el software se diseña. Aquí es donde los integradores de sistemas y los distribuidores encontrarán una base de clientes en búsqueda de prestaciones y servicios profesionales.

Cloud hibrida

Correctamente configurada, la nube híbrida ofrece muchos beneficios: acuerdos de nivel de servicio (SLA) mejorados, capacidad de escalar una aplicación a cientos de servidores, capacidad de llevar a cabo tipos de computación muy específica, como big data o test de aplicaciones. Sin embargo, los beneficios más importantes de la nube híbrida son la reducción de costes y una mejor gestión en el control de las TI.

Estos beneficios se pueden manifestar de diversas formas:

– Reducción de los costes de capital en nuevo hardware y software.

– Reducción de los gastos corrientes de consumo eléctrico y refrigeración en los centros de datos. Mayor utilización de los recursos al reducir los costes de suministro de TI.

– Mediciones que permiten que el uso de las aplicaciones sea más rentable.

– Acceso más rápido y rentable a las nuevas aplicaciones a través del Software como Servicio (SaaS).

– Capacidad para implementar nuevas soluciones con más rapidez.

Implementaciones de la nube híbrida

La implementación de la nube híbrida destaca en dos aspectos: las aplicaciones no críticas y las pruebas y desarrollo de la nube. Las aplicaciones no críticas no poseen información de negocio delicada por lo que en caso de no ser accesibles no perjudicarían a la compañía. Y la opción de prueba y desarrollo permite a las máquinas virtuales (MV) un rápido lanzamiento online durante periodos cortos de tiempo.

Almacenar datos de forma local o en la nube

La preocupación sobre la ubicación de los datos no es solo una cuestión de seguridad y privacidad, sino también de rendimiento de las aplicaciones. Muchas aplicaciones asumen que los datos se almacenan de forma local. Cuando los datos no se almacenan de forma local, la latencia de la red puede tener un impacto significativo en el rendimiento de la aplicación. Esto debe tenerse en cuenta a la hora de trasladar aplicaciones a la nube.

La utilización de líneas de comunicación dedicadas y/o red MAN (red de área metropolitana) garantizan que la latencia sea lo suficientemente baja como para permitir la separación entre los datos y las aplicaciones. El uso de la red pública de internet y una red WAN (red de área amplia) requiere que las aplicaciones y datos estén localizados de forma que se puedan eliminar los problemas de latencia. La latencia de la red debe medirse y controlarse para lograr y mantener los acuerdos de nivel de servicio (SLA).

Adopción de la nube híbrida

Las empresas seleccionarán y elegirán aplicaciones y proveedores basándose en sus necesidades de negocio, creando un entorno de nube diverso y heterogéneo.

En la actualidad, ejemplos de adopción de nube híbrida son:

Sitos web corporativos. Se están moviendo hacia la nube pública para mejorar su acceso y reducir el riesgo de inactividad.

Tiendas online. Están utilizando la nube pública para alojar su catálogo y transfieren a los clientes a la nube privada para completar las opciones de pago. La nube pública permite una rápida dotación de recursos cuando se lleva a cabo una promoción, mientras que la nube privada permite garantizar los datos de los clientes.

En resumen, la cloud híbrida ofrece la flexibilidad y ahorro de costes de la cloud pública, además de la seguridad y protección de datos de la privada. La principal desventaja es que se trata de la solución más compleja de gestionar. Integrar la cloud privada con la pública requiere de un expertise especializado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios