BAQUIA

Cómo limpiar tu reputación 2.0

Alba Barrera, Baquia.com

Internet sabe mucho de ti. Quizás demasiado, más de lo que tú piensas. Desde el primer momento en el que dejas un comentario en un foro, posteas en un blog o abres un perfil en una red social, estás creando tu "huella digital", algo que te acompañará toda tu vida. Esta identidad digital podrá beneficiarte o perjudicarte, por lo que es importante cuidarla.

Uno de los casos en los que más puede perjudicarte una mala imagen o reputación en la red es la búsqueda de un trabajo. Un estudio de Microsoft Research indica que el 70% de los reclutadores han vetado a un candidato por los resultados que aparecieron al realizar una búsqueda con su nombre.

Queda claro que una reputación digital favorable es vital a la hora de encontrar un empleo. Pero, ¿cómo podemos tener una buena imagen en la red? Basándonos en un artículo de Yahoo, estos son algunos consejos para limpiar tu "reputación 2.0":

Cuida tus redes sociales

Lo primero y más básico es eliminar de todas las redes sociales aquellos mensajes que puedan considerarse cuestionables. Empezando por Twitter y especialmente por Facebook (en el caso de Facebook asegúrate de bloquear las opciones de privacidad, no todo el mundo tiene por qué poder ver tus mensajes), pero sin olvidar aquellos perfiles abandonados desde hace años en Myspace.

                         Privacidad facebook

Cuando no sólo depende de tí

Hasta aquí llega la parte de tu reputación en línea que puedes controlar fácilmente, ¿pero qué podemos hacer si otras personas han despotricado contra nosotros en un sitio web? ¿O si tu nombre aparece en una noticia del pasado, o en algún sitio web turbio con el que no quieres que te relacionen? Teóricamente, se pueden enviar cartas o reclamaciones a estos usuarios o sitios web para que retiren esta información, pero en la práctica este método va a servir más bien de poco.

Algo mucho más útil si este tipo de información aparece en las primeras páginas de búsqueda es tratar de empujar estos resultados hacia las últimas páginas. Si te sirve de consuelo, el 97% de los reclutadores no miran más allá de las tres primeras páginas. Para conseguirlo, basta con publicar información positiva o neutral sobre ti, que sea más actual o que tenga un mayor atractivo para los motores de búsqueda.

Una idea es escribir tu nombre completo en sitios de alto tráfico. Por ejemplo, Google coloca sus propios sitios en las primeras posiciones de la búsqueda. Crear un perfil en Google Plus o un canal de Youtube con tu nombre real y gestionarlos cuidadosamente es una manera fácilde tener controlada tu imagen digital.

Linkedin: mucho más que un CV digital

Es fundamental tener un perfil atractivo en Linkedin. Se trata de una de las herramientas más poderosas para tu reputación laboral. Linkedin es mucho más que un curriculum vitae en línea.

Tunombrereal.com

Sin duda, la mejor manera de construir una identidad digital favorecedora. Compra el dominio de tu nombre real, y enlázalo con cualquiera de las herramientas de blogs simples como WordPress o Blogger. O bien construye un sitio independiente que refleje tu actual puesto de trabajo, tus cualidades, enlaces a tus redes sociales, etc. Ni siquiera necesitas conocimientos de programación o diseño web. Hay algunas herramientas como Squarespace con las que cualquiera podría construir un sitio web bastante interesante.

Una imagen vale más que mil palabras

Por ello, debemos aprovechar su potencial a nuestro favor. Una buena idea es crear un perfil de Flickr, Instagram, Tublr o Pinterest y escribir nuestro nombre en el título o la descripción de todas las imágenes que queramos que sean potencialmente visibles.

El poder de linkear

La mejor manera de aumentar la visibilidad de todos los sitios web que puedan beneficiar nuestra reputación es enlazarlos siempre que podamos: en nuestro blog, en nuestros perfiles de redes sociales, en foros, etc.

Por supuesto, también existe la opción de contratar un servicio que mejore tu reputación por ti. Pero si prefieres no dejarlo en manos de otros, basta con ser constante y dedicarle algo de tiempo, además de ahorrarte unos cuantos miles de dólares. Además, piénsalo, ¿quién mejor que tú mismo para cuidar tu reputación?
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios