BAQUIA

¿Y si Apple comprara Twitter?

Appletwitter

No cabe duda que la experiencia de uso de los dispositivos de Apple es intachable. Ahora bien, no siempre se puede decir lo mismo cuando se habla de servicios web: recordemos fiascos como MobileMe o Ping, o infinidad de historias de datos perdidos o duplicados por malas experiencias con las aplicaciones online.

Patrick Gibson, antiguo ingeniero de Apple (trabajó en el desarrollo del primer iPad) y reputado applelólogo, plantea en su blog la posiblidad de que Apple comprara Twitter para aplicar su know-how a aplicaciones y servicios web, y hacerlos más sociales… o simplemente conseguir que funcionen.

GIbson explica la creciente importancia de los servicios en la nube para compañías como Apple o Google. Y aunque Google siempre ha ido por detrás de Apple en el diseño y la usabilidad del hardware, las posiciones están cambiadas en servicios basados en web. Y lo que debería ser más preocupante para Apple: Google mejora en el diseño más deprisa que Apple en servicios web.

Después del fiasco de Ping, el intento de red social propia que clausuró el 30 de septiembre, Apple ha firmado un acuerdo con Twitter para aumentar la presencia de la red social en todos sus dispositivos. ¿Podría ser un primer paso pensando en comprar la compañía? Es la opinión de algunos analistas.

Pero Gibson incide en que, más que mejorar la experiencia social de sus productos, lo que Twitter aportaría a Google es su conocimiento de cómo construir, mantener y hacer crecer un servicio web que soporta miles de interacciones cada minuto. Talento y tecnología. Sencillez y objetivos. Eso es lo que Twitter aportaría a Apple, muy en la línea de lo que ya hay en la casa.

Ahora bien, una vez expuesta esa teoría, Gibson explica porqué en realidad es bastante improbable la compra: en primer lugar, porque Twitter prefiere seguir siendo independiente, y demostrar porqué es una compañía valorada en 1.000 millones de dólares.

Y aunque la teoría suene bien, a medida que el tiempo pasa se reducen las posibilidades de comprar Twitter también por otras razones: porque está más cerca una salida a bolsa, porque se convierte en una empresa de medios y tiene menos talento programador (al parecer, ya hay fugas de ingenieros), o porque con la operación Twitter perdería unos cuantos de sus 1.500 puestos de trabajo, todos los destinados a la división de marketing y publicidad.

Pese a todo, concluye Gibson, “suena tan bien que es duro no desearlo”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios