BAQUIA

¿Cómo virtualizar una empresa?

Virtualizacion-de-escritorios

Ya hemos explicado en varias ocasiones como la virtualización puede ayudarnos a reducir los costes reales y aumentar la productividad de una empresa. Pero la virtualización puede ir más allá, y además de garantizar un ahorro tanto económico cómo energético, también es beneficiosa para el medio ambiente. Por lo tanto, es una opción muy interesante para aquellas empresas que protegen el medio ambiente, aquellas que quieran mejorar la reputación de su marca o las que quieran mejorar su competitividad.

Sin embargo, sumarse a esta alternativa, cada vez más popular, no es fácil. Cada empresa es diferente, por lo que cada una debe plantearse si es una opción apropiada para su negocio. Tomar una decisión de forma precipitada tiene una probabilidad de fracaso altísima.

Según explica un post del blog de ESDS, la virtualización se está convirtiendo en un producto, y debe considerarse como tal. El mercado es cada vez más maduro, y los CIOs de las empresas están cada vez mejor preparados para comprender el potencial y las limitaciones de esta tecnología. A su vez, los proveedores de estos servicios ponen a disposición de los consumidores gran cantidad de información, pero aún así, las empresas no deben abstenerse de preguntar todo lo que sea necesario.

Una de las primeras cosas que debemos plantearnos es qué porcentaje de la carga de trabajo de una empresa puede ser realmente virtualizado. En pocas ocasiones las empresas migran directamente la mayor parte de la carga de su trabajo a un entorno virtual. La mayoría de las empresas comienzan migrando las actividades menos críticas para experimentar con este tipo de plataformas, y a continuación van aumentando las cargas.

Por otro lado, las empresas suelen cometer el error de considerar la virtualización como un proyecto independiente. Están equivocadas, ya que para conseguir que la virtualización sea rentable, se debe prestar atención al mismo tiempo a los procesos internos, que podrían verse afectados. De lo contrario, los clientes podrían decepcionarse, ya que no recibirían los beneficios esperados de la virtualización.

En resumen, el principal obstáculo de una empresa para la adopción de la virtualización no es la tecnología, sino los procesos que la rodean. Por tanto, la clave para virtualizar una empresa con éxito se haya en anticipar conflictos y monitorizar el rendimiento.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios