BAQUIA

Phablets: ¿el tamaño importa?

Hasta hace pocos años, los principales fabricantes de teléfonos móviles trabajaban por sacar al mercado modelos cada vez más pequeños y más ligeros. Pero con la revolución de los smartphones se ha dado la vuelta a la tortilla, y los consumidores desean hacerse con el dispositivo de pantalla más voluminosa del mercado.

De repente, todo el mundo es fanático de los phablets (mitad phone, mitad tablet). Además, el tamaño de las pantallas, cuanto más grandes mejor, va ligado al precio del dispositivo. Lo que está claro es que sacar del bolsillo un teléfono móvil del tamaño de algunas libretas atraerá las miradas de más de uno. Por no hablar de lo cómico que resulta ver a sus usuarios con él pegado a la oreja.

Uno de los primeros phablets, que aún sigue manteniendo su popularidad, fue el Galaxy Note de Samsung, cuya pantalla alcanza la friolera de 5,3 pulgadas. Se trata de un dispositivo a medio camino entre las 3,5 pulgadas a las que nos tenían habituados los smartphones más punteros -el estándar que marcaron los primeros iPhones- y las 7 pulgadas de los tablets más pequeños.

Phablets

Ahora la mayoría de los grandes fabricantes está subiéndose al carro de los phablets. Huawei, por ejemplo, deslumbró en el CES con sus Ascend de 5 y 6,1 pulgadas; y Sony no se quedó atrás con su Xperia Z de 5 pulgadas, que pretende destacar en el mercado por ser resistente al agua. HTC también se ha sumado a la corriente con su HTC J Butterfly de 5 pulgadas. Google tampoco anda lejos de ello, ya que pronto sacará al mercado el Nexus 5. Incluso ya se dejan oir los rumores sobre un posible phablet de Apple (¿por qué no, si ya hicieron un iPad Mini?). Y esta ola no se limita a los consumidores y fabricantes asiáticos o estadounidenses. La española Bq también ha presentado su propuesta de phablet, Bq Elcano

Pero, ¿a qué se debe esta fiebre por las super pantallas? Según explica Fast Company, la aparición de este híbrido surge a raíz de las grandes diferencias entre un smartphone y una tablet. Mientras que los teléfonos móviles son más portátiles, ofrecen capacidades más limitadas debido al pequeño tamaño de sus pantallas. Por su parte, las tablets son más potentes y útiles, pero no pueden realizar llamadas, y en algunos casos tampoco disponen de conexión 3G o 4G, dejándote colgado si no tienes cerca una red wifi.

Cada dispositivo tiene su nicho, por supuesto. Aunque damos por descontado que todo aquel que cargue con una tablet, tendrá también un smartphone en su bolsillo. ¿Pero qué ocurre con aquellos que no quieran cargar con tanta cacharrería? Sin duda, hay un sitio en el mercado para estos phablets.

Pero eso sí, no podemos tener la total certeza de que cuanto más grande sea la pantalla un móvil, éste será más rápido y mejor. Por muy geek que sea tener un phablet gigantesco, no siempre se trata del dispositivo con mayor potencia y mejores especificaciones.

¿Serán los phablets aparatos con fecha de caducidad, como les pasó a los netbooks, y acabarán desbancados por otra tendencia aún más rocambolesca? ¿O realmente veremos cada vez teléfonos móviles más y más grandes… y por tanto, menos móviles?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios