BAQUIA

Compañeros de viaje

Cada startup es diferente y tiene necesidades de capital distintas. Los amigos y la familia pueden ayudar muy al inicio porque confían en nosotros y no buscan una rentabilidad demasiado alta; en realidad, muchos se conforman con recuperar su inversión, pero en general son gente ajena al negocio y que pueden contribuir poco al desarrollo futuro de la empresa aunque, por supuesto, hay excepciones.

Los Business Angels, incubadoras y aceleradoras, tienen roles diferentes aunque, cada día más, es difícil entender la diferencia porque todos ofrecen parte de las habilidades de los otros. Aunque algunos, como DaD, entren en fases previas con los FFF, la mayoría quiere ver antes un modelo de negocio viable y, a ser posible, con algunas pruebas de que funciona.

Los Venture Capital, en general, entran cuando el negocio ya está facturando entre 30.000 y 50.000 euros al mes y tiene un buen crecimiento. Es decir, cada startup tiene su momento, y cada inversor también.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios