BAQUIA

Protege tu centro de datos después de la virtualización

Fotolia_41908523_subscription_monthly_xl

El almacenamiento en la nube, el cloud computing, se están convirtiendo en herramientas fundamentales para el desarrollo de negocios e instituciones. Es por eso que muchas empresas externalizan sus bases de datos para gestionarlas de manera más económica y eficaz. Una vez que la empresa se ha virtualizado, no debe olvidar la seguridad física de sus infraestructuras.

A medida que ha ido creciendo el uso de los centros de datos, también lo ha hecho la demanda de recursos energérticos que consumen. En Estados Unidos, los data centres consumen el 2% del suministro eléctrico del país. Y garantizar la seguridad del equipamiento físico, a salvo de accidentes naturales o sobrecargas de tensión, se ha convertido en clave para muchas empresas que no pueden permitirse que el sistema se caiga por un fallo eléctrico.

En Data Center Knowledge encontramos algunos consejos para garantizar la integridad física de los equipos que hacen posible la virtualización.

Mantener siempre el suministro eléctrico

Tenemos que poder garantizar el funcionamiento de los sistemas en el caso de que se produzca un fallo eléctrico. Los sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS) proporcionan un tiempo de ejecución cuando la energía falla, lo que permite mantener la disponibilidad óptima de la energía y reducir los riegos de los periodos de inactividad.

Los administradores tienen que asegurarse de que los sistemas están conectados a un UPS o a un rack PDU (unidad de distribución de energía) que permiten que varios sistemas se conecten a una única fuente de energía. Trabajar conjuntamente con UPS y PDU proporciona a los equipos un flujo constante de energía proporcionando la máxima disponibilidad.

Regular la temperatura correctamente

Para tener una refrigeración adecuada los administradores y gestores de los data center deben determinar cuál es la temperatura ideal dependiendo, claro está, del ambiente que rodee el centro. El diseño debe tener en cuenta todas las variables que puedan afectar a la refrigeración. Se recomienda que la temperatura oscile entre los 20º y los 25º C, ya que temperaturas mayores pueden afectar a la longevidad de los equipos.

Mantener una buena organización

En general, cuanto mejor organizado esté el equipo, más fácil será su mantenimiento y más fácil será también su refrigeración, separando los flujos de aire frío y caliente. El uso de racks también evitar tener que refrigerar las habitaciones en exceso, además de prevenir posibles errores humanos con el cableado.

El auge de la virtualización está llevando a que en lugar de utilizar un servidor para cada una de sus aplicaciones se migre hacia un solo servidor, lo que tiene sus ventajas en cuanto a la organización de los centros de datos aunque también supone un iesgo en cuanto concentra todos los sistemas en el mismo lugar. De aquí la importancia de garantizar la seguridad física de estos centros.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios