BAQUIA

Dell: adiós PCs, hola nube

Dell cloud

Dell ha vuelto a convertirse en una compañía privada. Un grupo de inversores privados, entre ellos el propio Michael Dell, que fundó la empresa en 1984, ha comprado las acciones por 24.400 millones de dólares (18.000 millones de euros), con la intención de sacarla de la Bolsa y reorientar el negocio.

Junto a Dell, los nuevos propietarios de la empresa que lleva su nombre son el fondo de inversiones tecnológicas Silver Lake y Microsoft, quienes aportarán respectivamente 1.000 y 2.000 millones de dólares en efectivo. El resto de la operación estará cubierta por la combinación de cash y acciones de Michael Dell (se pagará una prima por acción del 25%) y la financiación de los bancos Merrill Lynch, Barclays, Credit Suisse y RBC Capital Markets.

¿Qué interés tiene Microsoft en convertirse en propietaria de Dell? En primer lugar, le interesa la maquinaria de alguien que fabrica hardware, ya que puede servirle para sus propios dispositivos bajo la marca Surface. Y en segundo lugar, asegurarse de la presencia de su software en el que todavía es el tercer mayor fabricante mundial de Pcs.

Lo que está claro es que Dell va a entrar en una nueva etapa en la que los servicios en la nube van a tener cada vez más protagonismo. En 2011 empezó a trabajar en su propia plataforma de almacenamiento remoto, Stage, y en 2012 dio pasos muy significativos en este área, por ejemplo, entrando en el mercado de la virtualización de escritorios con la compra de Wyse Technologies.

En los últimos tres años Dell ha comprado hasta quince compañías que dejan claro el camino tomado, una transición de fabricante de PCs a empresa centrada en el hardware corporativo y los servicios cloud. Seguirá fabricando ordenadores, aunque el último que ha presentado, el proyecto Ophelia, deja claras sus intenciones: un dispositivo móvil, compatible con sistemas operativos en la nube. Y en el BYOD aún tendrá otra gran área donde desarrollar su negocio.

Al convertirse en una empresa privada, Dell tendrá ahora tiempo y margen para desarrollar sus nuevas estrategias, sin tener que explicar cada trimestre a los ansiosos accionistas por qué todavía no ha lanzado un competidor a la altura del iPad…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios