BAQUIA

MWC 2013: bienvenidos al mundo conectado

Mwc13

A la entrada de la Fira Gran Via, donde este año se ha trasladado el Mobile World Congress de Barcelona después de siete ediciones celebradas a las faldas de la montaña de Montjuic, una réplica en miniatura de las torres venecianas de Plaza de España acoge a los visitantes.

Es un detalle significativo: la feria de los móviles parece no querer olvidar sus orígenes, con ese toque nostálgico que homenajea a su sede original. Y por un momento, da la impresión de que tampoco quiere olvidar a los móviles, que este año, cómo no, han seguido siendo el centro de atención, pero cediendo cada vez más escenario a los que hasta ahora eran actores secundarios.

Fue suficiente con darse una vuelta por el stand de una de las estrellas del MWC, Samsung, para constatar el obligado reparto del protagonismo. La coreana dividió su pabellón en diferentes áreas. La mayor estaba dedicada a los dispositivos, pero también había espacio para los servicios en la nube, la seguridad corporativa (SAFE) y demás aplicaciones novedosas, como el hogar inteligente.

¿Qué ha sido lo más destacado en este MWC 2013, que ha batido todos los récords de participación y asistencia? Recapacitemos:

Nadie tose a los asiáticos

Huawei, Sony, ZTE, LG, Samsung, HTC… A falta de Apple, probablemente la única que habría podido discutirles el protagonismo, los fabricantes asiáticos se han llevado todas las luces, con dispositivos cada vez más potentes y grandes, algunos realmente espectaculares, como el Huawei P2, el ZTE Grand Memo, el HTC One, el Samsung Galaxy Note 2 o el –probablemente primus inter pares– Sony Xperia Z.

Sólo la “resucitada” Alcatel-Lucent ha mantenido algo la dignidad de los fabricantes europeos. Más Nokia, como veremos a continuación.

Nokia, un muerto muy vivo

Desde hace tiempo, parece que cualquier noticia relacionada con Nokia suene a desastre. Sin embargo, en Barcelona los finlandeses se han convertido en uno de los grandes animadores de la feria. En 2011, Nokia no mostró teléfonos, reservando únicamente un espacio para el networking. Este año, han vuelto sin complejos.

Y lo han hecho dejando un tanto de lado el foco en su alianza con Windows (que ahí sigue) para apostar por modelos simplificados. Ante la avalancha de pantallas enormes, procesadores cuádruples y aparatos cada vez más sofisticados, Nokia ha vuelto a los orígenes de terminales sencillos, baratos y fáciles de usar, enfocados sobre todo en los mercados emergentes (otro concepto muy escuchado en la feria). Y han gustado.

Las tabletas se echan a un lado

El año pasado las tabletas concentraron muchas miradas. Este año se han seguido viendo muchas en Barcelona, pero ya no han sido tan atractivas. En primer lugar, porque ya no son novedad; y en segundo lugar, porque los phablets están difuminando las barreras entre smartphones y tabletas. Llegará el día en que no haya diferencias.

Los grandes ausentes

Que Apple no esté en la feria ya no es noticia, aunque no deja de mencionarse cada año. Tampoco Microsoft ha tenido stand propio este año (sí ha tenido presencia a través de Windows 8), aunque en la edición de 2010 apostara fuerte por el MWC. Ni Android, que arrasó en 2011, aunque ya no le hace falta, puesto que tiene los deberes hechos: todos los smartphones estelares funcionan con Android. Eso sí, Google podría haber hecho algo más por potenciar la presencia de Motorola, cuyo stand, arrinconado al fondo del pabellón 3, ha sido uno de los más desangelados de la feria.

Otro ausente llamativo ha sido Blackberry, que tal vez ha considerado que sus recién estrenados modelos son demasiado bisoños como para jugar en el mismo patio que las bestias asiáticas…

Hay sitio para más SO

El anuncio de Firefox OS, junto con los primeros modelos que funcionarán con el sistema operativo desarrollado por la Fundación Mozilla, ha sido otra de las revoluciones de la feria, demostrando que hay sitio más allá del duopolio Android – iOS.

Y no ha sido el único: también Ubuntu, Jolla –desarrollador finlandés, heredero de los restos del MeeGo de Nokia- y Samsung con su Tizen traerán este año smartphones con sus respectivos SO. Ecosistemas colaborativos y abiertos, con mayor protagonismo para los desarrolladores y menos para las operadoras.

Harán falta autopistas…

Tanto dispositivo híper potente, tanta app y servicio móvil, no servirán de nada si no cuentan con espacio para correr. Ahí es donde surgen los operadores, esos cuyos stands ocupan un papel discreto por su falta de glamour, pero sin cuya aportación no sería posible que funcionara todo el circo móvil…

Aunque llevamos ya años escuchando planes para desarrollar las redes 4G, parece que este año la cosa va más en serio, con anuncios como del de Vodafone para desplegar LTE o el de Telefónica con sus redes híbiridas (WiFi+LTE). Veremos si se cumplen.

Ciudades inteligentes

Una amplia área de la feria estuvo reservada a las posibilidades de las smart cities, o de todo lo que puede hacer una ciudad para convertirse en un lugar más habitable si aprovecha las posibilidades de la tecnología: comunicación entre máquinas (M2M), hogares inteligentes y conectados, optimización del tráfico, pagos a través de móviles (con y sin NFC), eficiencia energética, información al ciudadano en tiempo real… Poco a poco, todo es cada vez menos ficción.

Más y más tecnología…

Las aplicaciones y el cloud parecen haberse convertido ya en commodities, y la realidad aumentada no tanto, pero casi. A partir de ellas, multitud de expositores han mostrado en la feria las posibilidades para sectores como la salud, la educación virtual, los coches conectados o la logística y los transportes.

Y el año que viene más… Pero que nadie olvide que todo esto tiene que estar centrado en el usuario.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios