BAQUIA

Cinco errores que pueden arruinar tu currículum

Las nuevas tecnologías han abierto las puertas a nuevos tipos de currículums. Hay empresas que se decantan por el video currículum o incluso por formatos de lo más novedosos e innovadores que hagan que nuestra vida laboral resulte de lo más llamativa.

Sin embargo, la gran mayoría de las empresas hoy en día siguen confiando en el modelo más tradicional, el currículum escrito. Eso significa, por supuesto, que los buscadores de empleo con experiencia se siguen concentrando en asegurarse de que su currículum los distingue como verdaderos profesionales, y no como aficionados.

Lamentablemente aun hay un gran número de profesionales que siguen cometiendo errores graves a la hora de elaborar su currículum, errores que llevan a que sus perfiles vayan a parar directamente al montón de descartados.

El blog Persnonal Branding nos ofrece una serie de consejos para evitar cometer estos errores y así evitar que nuestro perfil sea sentenciado sin más.

Fotolia_45218568_subscription_monthly_xl

1. Evita la confusión

Imagina que coges una revista, un periódico o un libro y en cada página el formato y la fuente son diferentes: en unos sitios hay mayúsculas, en otros negritas, subrayados o cursivas… Confuso, ¿verdad? Pues esto pasa también con el currículum.

Aunque la mayoría de los procesadores de texto ofrecen muchas posibilidades de crear diferentes esquemas que juegan con el tamaño de las letras o la fuente, abusar de ellos a la hora de hacer nuestro currículum puede ser contraproducente ya que la persona que lo lea se verá abrumada y directamente descartará el documento sin prestarle demasiada atención.

2. No cometas errores ortográficos o gramaticales

Tener faltas de ortografía en cualquier documento o publicación profesional nunca ha sido considerado aceptable, pero hoy, con el "corrector ortográfico" de los programas de procesamiento de textos, es totalmente inaceptable e inexcusable.

Sólo hay una conclusión lógica que se puede extraer del profesional que tenga faltas de ortografía en su currículum: simplemente es demasiado perezoso para utilizar el corrector ortográfico o revisar el documento.

3. Preséntate de forma clara

En un mundo perfecto, el currículum sería un claro exponente de las habilidades de cada uno, las que hemos desarrollado en puestos anteriores y las que podemos aportar al puesto al que aspiramos; pero la realidad no es así. Por eso es fundamental presentarse de una manera clara y concisa, dando a entender cuáles son nuestros objetivos para el futuro, nuestros objetivos para el puesto y qué podemos aportar a la compañía.

Sí esto no se presenta de forma clara, puede ser que quien lea nuestro currículum piense que no tenemos o no podemos aportar nada nuevo: una vez más, seremos descartados sin miramientos.

4. Incluye todos los datos

Muchas son las veces en las que un candidato puede ser perfecto para un puesto de trabajo, y sin embargo ni siquiera consigue la entrevista por no incluir algún dato relevante.

Asegúrate de que tu dirección de correo electrónico y número de teléfono están correctamente puestos, y recuerda que mientras dure el proceso de selección has de estar disponible en todo momento: muchas empresas no dejan mensajes en el buzón de voz.

5. No te pases de hojas

Aunque es difícil determinar cuánto debe medir un currículum, en la mayoría de los casos es suficiente una página, y en casos excepcionales, como los que optan a cargos de gestión de alto nivel, dos páginas. Si sobrepasas esto, seguramente tu currículum acabe en la papelera.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios