BAQUIA

La regulación de la prensa británica se extiende a los blogs y Twitter

Ante la avalancha de bloguers y tuiteros que hemos presenciado en los últimos años, cada vez es más frecuente preguntarse si este tipo de publicaciones pueden ser consideradas como prensa. Al parecer, en el Reino Unido, sí lo serán, según una nueva regulación que vigilará los blogs y las redes sociales como Twitter.

Esto significa que todo aquel que tenga un blog o una cuenta de Twitter en la que publique contenido de actualidad o informativo no estará exento de multas o censuras. Se trata del acuerdo Leveson, que castigará con multas a aquellos que no cumplan con la nueva regulación de prensa, según ha informado The Guardian.

          Screen-shot-2013-03-18-at-09

¿Supondrá esta nueva regulación un golpe para la libertad y el derecho a la información? Kirsty Hughes, directora ejecutiva de Index on Censorship, ha asegurado que se trata de un "día triste" para la democracia británica. "Esto sin duda tendrá un efecto negativo en como la gente común utiliza Internet", dijo.

Otra de las incógnitas que deja esta ley a su paso es qué pasará con aquellos bloggers que en un primer momento no sometieron sus filtros a esta regulación, ya que no existía una regulación destinada a sus publicaciones, y mucho menos de estas características.

Las multas impuestas por el tribunal para aquellos que incumplan la regulación podrán ir desde cien a miles de libras, una cantidad que si bien puede no ser muy relevante para las grandes cabeceras y portales informativos de la red, son suficiente para hundir a los pequeños editores incluidos en esta regulación.

Algunos periódicos de renombre, como The Guardian, ya han hecho público su desacuerdo con esta nueva regulación, asegurando que podría considerarse contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos, que consagra el principio de la libertad de expresión.

Maria Miller, secretaria de Cultura, ha querido aclarar algunas dudas sobre el acuerdo Leveson. Al parecer, sólo serán sometidos a esta regulación los editores cuyo material esté escrito por una serie de autores y esté sujeto a control editorial. Si esto fuese cierto, blogueros y tuiteros aficionados a escribir sobre temas polémicos quedarían fuera de la regulación.

Miller dijo que estas nuevas reglas han sido diseñadas para proteger "a los pequeños bloggers" y que sólo pretenden regular algunas publicaciones en ocasiones polémicas, como las revistas amarillistas tan populares en Reino Unido.

¿Estará Miller en lo cierto? ¿Se verán finalmente afectados los blogs? En cualquier caso, es posible que los pequeños editores británicos se lo piensen dos veces durante las próximas semanas antes de publicar algo que pueda pasarles factura. Sinceramente, una pena.

Y tú, ¿crees que alguien sale favorecido con este tipo de regulaciones?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios