BAQUIA

¿Influye el género a la hora de conseguir inversores?

Fotolia_39884160_subscription_monthly_xl

 

 

¿Les cuesta más a las mujeres acceder a capital de inversores? Un estudio -aún no concluido- llevado a cabo por el Instituto Clayman de Investigación de Género de la Universidad de Stanford revela que las emprendedoras tienen más dificultades a la hora de encontrar financiación para sus empresas.

El estudio sugiere que los inversores de capital de riesgo se ven influenciados por el género de los emprendedores o empresarios a la hora de tomar la decisión sobre si invertir su capital.

El estudio se puso en marcha cuando desde el Instituto se percataron de que las mujeres recibían apenas un 4,2% de las inversiones de capital de riesgo. Lo que según los investigadores se puede deber a dos razones: o las mujeres son vistas como menos competentes, o bien se asume que las mujeres necesitan más redes de contactos que los hombres.

Para llevar a cabo la investigación se presentaron planes de negocio encabezados por hombres o mujeres, prácticamente idénticos. Las propuestas se enviaron a los miembros del Stanford Business School, un club de emprendedores con un perfil cultural y demográfico similar al de los inversores reales de VC, tan solo diferenciados por la edad.

Las propuestas se basaban en casos de startups con éxito, que habían obtenido finaciación en el "mundo real". Había cuatro variantes: una asociada a un hombre con un perfil no técnico (de negocios), otra de una mujer con un perfil no técnico, y las otras dos de un hombre y una mujer con formación técnica.

El "jurado" debía analizar las propuestas y decidir si invertirían en cada startup o si tendrían una reunión con el emprendedor. Los datos indican que la formación técnica ayuda por igual a ambos géneros, ligeramente más a las mujeres, ya que es una muestra de confianza para el inversor.

Pero en el caso de no existir esta formación, los inversores se decantan por el plan del emprendedor masculino. Si no tienen formación técnica, los inversores se resisten a creer en el plan de una mujer. Esta situación puede deberse a que se ha entendido siempre la actividad empresarial como algo exclusivamente del género masculino, por lo que un hombre lanzando una propuesta de negocios se percibe como arquetipo ideal del emprendedor, mientras que la mujer en la misma situación se ve como una "violación de las normas culturales".

Otro hallazgo significativo es que el tener una red de contactos fuerte y recomendaciones se valora más en las mujeres que en los hombres. De lo que puede deducirse que los inversores consideran que ellas necesitan más apoyo o soportes para sacar adelante sus iniciativas.

Parece que aunque la igualdad se va logrando poco a poco, aun hay barreras marcadas por el género que hay que superar, y en el mundo de los negocios éstas pueden parecer aun mayores porque la financiación es clave para la puesta en marcha del negocio en la empresa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios