BAQUIA

Actuar globalmente

En el siglo XX, para ser global, había que ser una multinacional de gran tamaño. Pocas pymes conseguían ese estatus. En el siglo XXI las cosas han cambiado. La diversidad de nacionalidades en el empleo, la capacidad de gestionar en red y el acceso al talento online permiten que cualquier empresa, por pequeña que sea, tenga objetivos globales y actuaciones en cualquier punto del planeta.

Es más, la empresa del siglo XXI, se entiende global desde su nacimiento. Debe ser capaz de conseguir los recursos donde sean más eficaces y las ventas donde haya mejores mercados y estar dispuesta a cambiar, de un día para otro, en cuanto cambien las circunstancias.

Debemos emplear profesionales de otros países, colaborar con empresas de cualquier parte del mundo y buscar clientes donde haya más demanda de nuestra oferta de productos o servicios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios