BAQUIA

¿Qué ha pasado con los gigantes japoneses de la electrónica?

Hace años, raro era no tener en nuestra casa alguno de los productos de Sony, Sharp o Panasonic. Estas tres empresas gozaban de un enorme prestigio e imagen de marca, además de amasar grandes fortunas. Actualmente, estas tres mismas compañías atraviesan serios problemas económicos, alcanzando pérdidas de hasta miles de millones de dólares al año.¿Que ha pasado con los gigantes japoneses de la electrónica?

Rupert Wingfield-Hayes, corresponsal de la BBC en Tokio, nos da una primera pista de ello. Basta con entrar el metro de Tokio y pasar allí unos minutos para darse cuenta de cómo han cambiado las cosas. En los vagones del tren, los pasajeros amenizan su viaje con sus smartphones, que ahora además tienen señal 3G en todas y cada una de las estaciones. Pero donde hace años solíamos encontrar a gente escuchando su walkman de Sony, ahora observamos que el 80% de los dispositivos utilizados son de Apple, y la gran mayoría, iPhones.

                Sonyipod

Es evidente: Apple y Samsung son ahora los que dominan la industria tecnológica, incluso en la tierra natal de Sony. Mientras tanto, Sony sigue sin obtener ganancias desde 2008, Panasonic registrará este año unas pérdidas de 9 millones de dólares y Sharp no podrá sobrevivir mucho más de un año sin someterse a una importante inyección de dinero.

Pero, ¿qué es lo que ha ido mal para llegar a estor terribles resultados financieros? Según explica la BBC, los gigantes japoneses han sido atropellados por la revolución digital. Hace décadas, fueron estas empresas las que construyeron grandes imperios gracias a la fabricación de máquinas eléctricas y electrónicas, como televisores, radios, reproductores de casetes, electrodomésticos, etc. Pero, según el economista Gerhard Fasol, estos eran simplemente dispositivos mecánicos, y tras la llegada de la revolución digital, la gran mayoría de ellos han sido desplazados.

La revolución digital no sólo ha cambiado la forma en que funcionan los dispositivos electrónicos, sino la forma en que se fabrican. Las empresas trasladaron su producción a países con mano de obra más barata, para conseguir márgenes de beneficio mucho mayores. Por el contrario, los fabricantes japoneses se han visto presionados por los escasos márgenes de beneficio de sus productos.

Por ejemplo, Apple podría tener en torno a un 50% de margen de beneficio con las ventas de sus iPhones y iPads. Además, los dispositivos son fabricados en China, que tal vez sólo se quede con el 3% de las ganancias. Por este motivo, es prácticamente imposible llegar a superar a este tipo de competidores, partiendo de que el coste de la fabricación de empresas como los tres ex gigantes japoneses absorbe un porcentaje mucho mayor de las ganancias.

                Apple mano obra

Por otro lado, ahora ya no basta con tener la mejor tecnología, algo de lo que podían presumir Sony, Panasonic o Sharp hace años. Ahora, para ser realmente competitivo debes contar con una buena estrategia de marketing y unos altos presupuestos para publicidad y ventas. Las empresas japonesas no han podido seguir este ritmo, ni adaptarse al nuevo entorno de la industria tecnológica.

Es por eso que algunas de estas empresas han decidido cambiar su orientación y enfocar su actividad a industrias más específicas, como la de turbinas de gas, turbinas de vapor, centrales nucleares y trenes de alta velocidad, donde siguen manteniendo su éxito.

Según Gerhard Fasol, “las empresas japonesas tienen que aprender de América”. Además, resalta el potencial de Japón, que cuenta con una alta educación y gente muy inteligente, una baza que juega muy a su favor. ¿Volverán los gigantes japoneses a ser lo que eran? ¿O están condenados a someterse a las riendas del imperio americano?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios