BAQUIA

Lo sentimos, por esto tienes un problema de piratería

Ayer domingo el empresario finlandés-alemán Kim Dotcom publicaba este tuit en la conocida red de microblogging.

Pirateriakimdotcom

No puedo negar que estoy muy de acuerdo con él. Ya hace más de un año publiqué un artículo en el que exponía mi opinión sobre porqué el problema (a pesar de lo que muchos digan) no es la piratería, sino un modelo de negocio obsoleto que se resiste a adaptarse a lo que el mercado demanda. Hecho que se repite prácticamente en todas las variantes de la industria del entretenimiento audiovisual (es decir música, cine/TV y literatura).

La foto que Kim Dotcom subió a Twitter no podía ser más explícita: ¿por qué se piratean las películas? Fácil, porque en mi país no tengo otra forma de verlas.

Mientras muchos sectores, al ver cómo se reducían sus márgenes, han reaccionado decantándose por reducir beneficios a cambio de vender un mayor volumen (modelo conocido como “the long-tail”), otros se han limitado a mantener o incluso incrementar sus precios para no perder margen, y culpar a la piratería de sus males.

Nos encontramos con 3 variables:

– Precio: en ocasiones es la más decisiva, pero no siempre es así. La gente está dispuesta a pagar un “precio razonable” por el servicio que reciben, la clave es dar con ese precio. Si vemos que la gente viene menos a nuestro cine, tal vez deberíamos plantearnos reducir el precio y observar la respuesta de los consumidores.

– Disponibilidad: somos vagos por naturaleza y normalmente vamos a hacer lo que menos trabajo nos cueste. Paradójicamente, hoy en día muchas veces (casi la mayoría) es más sencillo acceder a un contenido de forma ilegal (pirata) que obtenerlo legalmente. ¿Y si quiero comprar una película/serie/canción/libro y no hallo la forma de adquirirlo, pero sí lo encuentro para descarga gratuita en apenas unos minutos?

– Diferenciación: em caso de que costara lo mismo obtener algo de forma legal que piratearlo, ¿quién optaría por la segunda opción? Ahora hay que encontrar el punto de equilibrio en el que merezca la pena pagar una cantidad para tener el producto: acceso a contenidos extra, ofertas futuras… Piensen, señores de la industria del entretenimiento… ¡es su trabajo!

Si nos fijamos un poco, estamos en las famosas "4 Ps del Marketing-mix" (Product, Price, Promotion and Place), con lo que se prueba que lo único que tenemos que hacer es mirar al mercado, no es nada nuevo. Si sabemos que nuestro producto gusta, vamos a encontrar un precio que el cliente esté dispuesto a pagar y nos deje margen, pero sobre todo, darle facilidades para adquirirlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios