BAQUIA

Hablando con … Joaquín Loza (Universidad Europea de Madrid)

Tras la celebración del Cloud Leadership Forum el pasado 23 de abril, he estado hablando con José Joaquín Loza Rodríguez, CIO de la Universidad Europea de Madrid (UEM).

El foco de nuestra conversación estuvo en la importancia de la tecnología como herramienta al servicio del negocio, pues no podemos olvidar que la Universidad es al fin y al cabo una empresa, cuyos clientes deben quedar satisfechos con el servicio recibido, “y con la dificultad añadida de que cada año recibimos nuevos estudiantes de 18 años que están a la última en tecnología y esperan encontrar lo mismo aquí” indicaba Joaquín para completar mi frase.

Uemlago

Como ya hemos comentado en anteriores ocasiones, también en la universidad se cumple aquello de que es preciso marcar la diferencia, en este caso, es fundamental mostrar algún elemento distintivo tanto de universidades públicas como privadas, haciendo foco en la eficiencia y sobre todo reforzando la baza de la excelencia tecnológica al servicio del alumno, que permite hacer más con menos, para lo que por supuesto se utilizan los nuevos conceptos de virtualización y cloud.

 

Llegados a este punto, Joaquín se muestra muy claro “siempre hay conceptos tecnológicos que las empresas te intentan vender, pero en este caso han dado en el clavo”.

Por supuesto está hablando de cloud, BigData movilidad y social media, que son hoy en día los 4 grandes pilares de todo proyecto tecnológico.

Durante sus ponencias en el Cloud Leadership Forum, Joaquín expuso el caso de los laboratorios virtuales que han desarrollado junto a dos grandes empresas como Microsoft y Dell. De forma que los alumnos ya no necesitan ir a las salas de laboratorio, tienen el suyo siempre disponible 24×7, personalizado para las asignaturas que cada uno esté cursando y accesible desde cualquier parte.

“Al final conseguimos reducir costes en licencias, espacios y máquinas, a la vez que incrementamos la satisfacción para el usuario…y sin olvidarnos del tan de moda BYOD, los alumnos pueden entrar en sus laboratorios usando sus portátiles”, resume Joaquín.

Vuelvo a la cuestión de que la universidad actúa como una empresa y le pregunto directamente cómo se vende este tipo de proyecto al consejo de administración.

Joaquín no duda su respuesta ni un segundo, “atraemos más clientes, reducimos costes y además tienes el atractivo extra de que estás invirtiendo en un proyecto tecnológico, el consejo lo ve claro”, durante un rato me sigue hablando del proceso que siguieron, haciendo hincapié en la importancia que en estos proyectos cobran los partners tecnológicos y me habla del coste de la desconfianza. No debemos verlos como simples proveedores que eliges y cambias en función del precio, pues si no hay confianza hay que invertir muchos recursos para compensar. Es decir, estos proyectos los puedes afrontar internamente, pero te salen carísimos o externamente, pero sólo si cuentas con unos socios tecnológicos en los que realmente confíes.

De forma muy gráfica Joaquín me remite al conocido caso de López de Arriortúa, que pasó de tener socios de confianza a elegir al proveedor más barato en cada caso “…fueron los únicos años en que determinados fabricantes de coches tuvieron un elevado índice de problemas de calidad. Si sólo miramos los costes nunca realizaríamos ningún proyecto”.

Loza-cloud

Para él, el primer paso fue sacar los servidores, “teníamos que estar pendientes de hardware, actualizaciones, refrigeración, instalación eléctrica,… si te los llevas a un Interxion, IBM, Arsys o similares, te despreocupas de todo eso, directamente tienes el servicio disponible”.

Últimamente vemos en todas las empresas el debate entre externalización o hacer las cosas internamente (¿outsourcing o in-house?), evidentemente hay que estudiar cada caso particular, pero lo que está claro es que los departamentos de informática de las empresas no pueden crecer indefinidamente, “…en los departamentos de informática debe haber poca gente, y deben conocer bien el negocio, la informática hay que tenerla fuera… pero con confianza, el departamento de informática se ha convertido en una oficina de gestión proyectos…”, es decir, que deben conocer a los proveedores y la capacidad de cada uno para realizar los proyectos que se quieran acometer, pero no deben estar especializados en cada materia, porque sino el coste no es sostenible.

Cuando terminamos de hablar, y con una sonrisa Joaquín me da una frase que sirve de titular “se trata de que lo nuevo sea tan cómodo que lo viejo sea un cambio…a nadie le gusta el cambio”, y está completamente en lo cierto, hemos llegado a un punto en que lo que realmente valoramos es que todo sea lo más sencillo posible. 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios