BAQUIA

Cuatro errores a evitar al crear una app

Por fin he subido la app de mi negocio a una tienda de aplicaciones, después de meses de trabajo de duro trabajo combinando cariño, dedicación y lágrimas en el proyecto…

Y ahora, ¿por qué nadie se la descarga?

Hay miles de aplicaciones ahí fuera, y no es fácil llamara la atención. Sin olvidar, claro, la importancia de la calidad del producto. Muchas aplicaciones pecan de ser demasiado pesadas, de exigir demasiados permisos o de poner bastantes problemas a la hora de su descarga.

InQBarna, una startup especializada en el desarrollo de apps, nos recuerda los cuatro errores más comunes que cometen los desarrolladores, que acaban provocando que los usuarios ignoren la aplicación.

1 . No se trata de una página web. ¡Aprovecha el poder de lo táctil!

Aunque parezca algo obvio, pensar que la app funciona igual que un site es uno de los errores más frecuentes. Una app no es una web en miniatura. "Hay que tener en cuenta que el usuario no está ante una gran pantalla, está delante de un móvil, con su dedo como única arma, así que haz el favor de ponérselo fácil o, de lo contrario, huirá despavorido", comenta Sergi Hernanz, director técnico y socio fundador de InQBarna.

2. Obligar al usuario a registrarse sin saber qué encontrará en la app

Obviamente, uno de los principales objetivos es conseguir cuantos más registros mejor, pero obligar a pasar por el registro antes de mostrar los puntos fuertes de la app es otra manera de espantar a los usuarios. Por ello, la regla de oro para crear una app de éxito es: prohibido obligar "Es primordial desarrollar desde el punto de vista de lo que hace el usuario, y no de lo que nosotros queremos que haga ese usuario".

3. Rellenar eternos formularios

"Mucho cuidado con obligar a los usuarios a rellenar pergaminos llenos de preguntas. Cansa. Y mucho. Y terminas por abandonar la aplicación". Otro error que surge cuando no se piensa desde el punto de vista del usuario, que siempre va a preferir los sencillo y funcional.

4. Dejar el marketing y la comunicación a la divina providencia

Otro fallo muy común es ocupar todo el presupuesto en el desarrollo de la app, y confiar en que que la comunicación y el marketing vengan solos.  "Se dice que el reparto debe ser 50-50, pero si no puedes, optimiza al máximo en uno de los ámbitos, para poder competir de tú a tú en un mercado tan global como el de las tiendas de aplicaciones".


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios