BAQUIA

El futuro de la tecnología flash: la necesidad de velocidad

Bob hitachi

Bob Plumridge, Director Técnico para EMEA de Hitachi Data Systems

Durante la última década, las nuevas tecnologías han facilitado a los consumidores una transformación en la sociedad y el mundo de los negocios. Están equipados con los gadgets más rápidos, más de moda y técnicamente más avanzados, por eso las empresas compiten constantemente por innovar y mantenerse a la vanguardia del mercado con nuevos diseños y conceptos.

Esto ha supuesto un cambio radical en las expectativas acerca del uso de la tecnología para conectar de forma rápida y sencilla con la información. Ya no estamos dispuestos a someternos a las restricciones tradicionales de los departamentos de TI y esperar a recibir la información que necesitamos (ya sea debido a problemas de acceso, conectividad o disponibilidad); nos hemos convertido en trabajadores “adictos” a la velocidad. La pregunta es: ¿cómo hemos llegado a esta forma de trabajo y qué avances tecnológicos nos han traído hasta aquí?

La tecnología de consumo plantea un reto a las empresas

Sin lugar a dudas, el gadget que más ha evolucionado en menos tiempo es el teléfono móvil. Ahora todos damos por sentadas las capacidades multiuso de los dispositivos móviles, como el acceso a Internet desde cualquier lugar, tecnología 3G inalámbrica, avanzados reproductores de música portátiles y cámaras de alta calidad, etc. Sin embargo, la creciente popularidad de los teléfonos inteligentes ha añadido una nueva necesidad tecnológica que satisfaga las expectativas de los consumidores: el requisito de una memoria flash cada vez mayor para ofrecer servicios más potentes.

Esta tendencia no solo la impulsan los consumidores: la demanda de tecnología flash en los dispositivos móviles también ha crecido debido a que la densidad de esta memoria ha aumentado gradualmente a un coste por bit más bajo.

Según la consultora IHS, en primer lugar el negocio de la telefonía móvil ha eclipsado todas las demás aplicaciones posibles de la memoria flash, convirtiéndose en un mercado que se espera que alcance los 22.000 millones de dólares este año, frente a los 20.000 millones de 2012.

En segundo lugar se encuentran los discos de estado sólido (SSD) usados para almacenar grandes volúmenes de datos y que suponen más del 20% del mercado, con un incremento de 2 puntos desde el año pasado. Los datos sobre SSD se refieren al crecimiento de la memoria flash usada en los centros de datos empresariales.

2012: la tecnología flash llega al mercado

Lo que resulta remarcable es que el uso de la tecnología flash en los SSD ha crecido a un ritmo aún más rápido que en los móviles, y eso que acaba de llegar al mercado.

2012 fue un año importante para el uso de la memoria flash en los SSD. Antes de ese año era excesivamente costosa para los centros de datos: tradicionalmente, almacenar una carga de datos en flash costaba de 5 a 10 veces más que hacerlo en discos duros. Sin embargo, el punto de inflexión para el uso de la tecnología flash en los centros de datos se produjo en 2012, cuando los precios bajaron y se convirtió en una opción más asequible. De repente hubo una avalancha de compañías -como Diablo Technologies y Pure Storage- que ofrecían almacenamiento flash para el mercado de centros de datos y recibían inversiones de capital riesgo.

Simultáneamente, las empresas (al igual que los consumidores) exigían velocidad. Necesitaban nuevas formas de conseguir un mayor rendimiento para obtener una ventaja competitiva y acceder a más oportunidades de negocio. Por ejemplo, ofrecer herramientas de software avanzadas que permiten a los consumidores diseñar su propio coche en línea, como es el caso de la marca Mini.

2013: ¿una “burbuja” flash?

Si 2012 fue el año en el que la tecnología flash llegó al mercado, prevemos que 2013 será el año en el que se convierta en una alternativa seria para las empresas que requieren una solución de alto rendimiento. Pero, ¿son demasiado optimistas estas expectativas y la adopción real será más lenta?

Dado que la tecnología flash ya se ha ganado su sitio en el mercado de gran consumo, es mucho más probable que tenga una rápida adopción en la nube. Las cuestiones clave son cómo las organizaciones van a dar uso a los diferentes tipos de memoria flash disponibles, los escenarios de uso aplicables y los costes totales. No solo es necesario más conocimiento sobre el funcionamiento de la tecnología flash y lo que puede ofrecer, sino que también deberán probarse y materializarse los beneficios prometidos.

Al detectar el enorme potencial que tiene la tecnología flash para satisfacer las necesidades de negocio de nuestros clientes, en Hitachi Data Systems hemos estado innovando específicamente para el uso de memorias flash en aplicaciones empresariales críticas. Desde hace años ofrecemos opciones de estado sólido en todos nuestros sistemas de almacenamiento, pero recientemente presentamos una serie de dispositivos flash integrados basados en una nueva tecnología de gestión de la memoria flash desarrollada por Hitachi.

Como era de esperar, el mayor empuje inicial ha procedido de las empresas de servicios financieros que realizan operaciones bursátiles y de los servicios especializados en comercio electrónico, dos actividades en las que cada segundo cuenta para asegurar que las transacciones se hacen de forma rápida y sencilla. El mayor interés ha surgido entre las empresas de Reino Unido, Francia y Alemania, pero el debate sobre el uso de la tecnología flash está teniendo lugar en toda Europa.

¿Cómo evolucionará la tecnología flash?

La siguiente etapa en la evolución de la memoria flash hará que sea más accesible y asequible para las empresas medianas, que también necesitan más rendimiento en sus servicios. No existe ninguna razón por la cual la memoria flash no pueda ser utilizada por todo tipo de compañías a medida que los precios bajen y la tecnología evolucione para adaptarse mejor a infraestructuras de TI más pequeñas y ágiles.

Aunque cualquier empresa sabe que la velocidad es fundamental y se convierte en un elemento competitivo diferenciador, la adopción de la tecnología flash se encuentra todavía en sus inicios. Harán falta unos cuantos años más para que las empresas valoren las verdaderas capacidades que tiene para transformar sus negocios y para que la tecnología flash llegue a ofrecer todo su potencial.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios