BAQUIA

Una Academia de idiomas abierta todo el año

“En septiembre me apunto a la academia de idiomas”. ¿Alguna vez has dicho esa frase, o has escuchado a alguien pronunciarla? Probablemente sí. Es uno de los propósitos clásicos “de año nuevo”. Otra cuestión, claro, es que después se cumpla.
Porque luego, cuando llega septiembre (o enero, que para el caso es lo mismo) la firme voluntad de aprender un idioma nuevo, o de reforzar los débiles cimientos de los que ya manejamos, se va diluyendo entre otras obligaciones y prioridades…

Aprender-idiomas
En esos casos, una vez más la tecnología puede acudir a nuestro rescate. Hoy en día, todo lo que necesitamos para aprender un idioma es una conexión a Internet, y apuntarnos a algún curso online. O bien consultar las ofertas siempre disponibles en sitios como ESL Idiomas.
Es difícil hoy en día viajar sin hablar inglés o encontrar un trabajo cualificado, por mencionar algunas de las limitaciones de no dominar un segundo idioma. Lo mismo sucede con Internet: si bien es cierto que en castellano encontramos multitud de servicios y contenidos, la cantidad de los que hay disponibles en inglés es inmensamente superior.
La fluidez con el inglés, por ejemplo, nos permitiría aprovechar al máximo las ventajas de una red social, interactuar con personas de otros países, o mejorar nuestra formación y conocimientos a través de cursos online, entre otras ventajas.
Volvamos al principio: las academias tradicionales no siempre funcionan. Un sistema de aprendizaje basado en la inmersión suele ser más eficaz. Y para ello, nada más recomendable que viajar por los Estados Unidos: no sólo conocerás de primera mano un gran país (no vale sólo con lo que enseñan las películas), sino que conseguirás por fin el deseado objetivo de escucharte a ti mismo hablar en inglés.
Y no te preocupes si no lo haces impecablemente: allí lo que más se valora es el esfuerzo. 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios