BAQUIA

Detroit, el nuevo destino de los desarrolladores de apps

Detroit es conocida fundamentalmente por dos cosas: es el hogar de Robocop y los Pistons, y el centro de la industria automovilística en los EEUU (aunque si has visto Searching for Sugar Man, tienes un tercer motivo). Pronto, puede ser conocida también como un nuevo ecosistema tecnológico empresarial.

Robocop

La vida en la industrial Detroit nunca ha sido fácil, pero en los últimos años se ha hecho especialmente dura debido a la recesión en las ventas de automóviles, lógica consecuencia de la caída del consumo tras la crisis económica. Pero ahora que (en EEUU) la crisis se va dejando atrás, la ciudad vive un nuevo renacimiento.

Como no podía ser de otra forma en una ciudad que lleva los rugidos de motor en su ADN, ese renacer tiene que ver con los coches. Pero esta vez también tiene un papel fundamental la tecnología: y es que a medida que los fabricantes incorporan software y aplicaciones a sus vehículos, Detroit está atrayendo a más y más programadores.

Como cuenta el New York Times, ingenieros de software y especialistas IT se trasladan desde Silicon Valley a Detroit atraídos por el potencial de los coches conectados. Hay mucho dinero detrás de este emergente negocio, y eso está movilizando y atrayendo a los profesionales de la industria.

Por ejemplo, General Motors, después de estar al borde la bancarrota, está multiplicando por cuatro el personal especializado en tecnología, con el fin de crear una completa gama de apps para sus coches el año que viene. Ford contratará este año 300 especialistas informáticos, y el otro gran gigante del motor, Chrysler, no da detalles pero también aumentará su personal especializado.

No se trata sólo de las contrataciones de los fabricantes de coches: alrededor de ellos florecen las startups especializadas en software y creación de apps. Por ejemplo DetroitLabs. Según Paul Glomski, uno de sus fundadores, “En las costas (Este y Oeste) eres uno entre miles; en Detroit tienes la oportunidad de generar un impacto real”.

Nick Pudar, responsable de crear los nuevos ecosistemas en General Motors, cree que el coche se va a convertir en el próximo gran vehículo de innovación, sustituyendo a smartphones, tabletas o PCs. El año que viene, su empresa será la primera en comercializar coches con apps incorporadas, además de sensores y ordenadores a bordo.

Esas apps prometen cambiar radicalmente la experiencia de conducir. Por ejemplo, permitirán al conductor interactuar desde dentro del vehículo o de forma remota, mejorar la eficiencia energética o actuar como instructores para los conductores novatos. Toda una nueva industria tecnológica que llega sobre ruedas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios