BAQUIA

10 obstáculos para la virtualización en las empresas

Al parecer, se avecina una crisis para el sector de la virtualización. Según un artículo de FCW, el software de virtualización utilizado por las empresas podría registrar una gran caída en un futuro muy cercano.

La ecologización de las TI, el teletrabajo, la adopción de la nube, la seguridad de datos, la recuperación de desastres, el análisis de grandes volúmenes de datos y la consolidación de centros de datos son algunas de las funciones llevadas a cabo por las empresas gracias a la virtualización, y podrían dejar de ser posibles si ésta empieza a desaparecer.

          Virtualizacion problemas

Afortunadamente, los factores que podrían impedir que los proyectos de virtualización sean llevados a cabo por las empresas son predecibles y pueden ser resueltos. Hemos seleccionado y explicado diez de ellos:

– Coste: los costes de infraestructura innecesarios son el enemigo número uno de las iniciativas de virtualización. Como las empresas realizan evaluaciones iniciales, el retorno de la inversión de hardware y los costes de mantenimiento considerados (que son normalmente entre siete y 10 veces mayores que el coste de las licencias de software), pueden torcer fácilmente la ecuación coste-beneficio.

– Complejidad: imagina que estás trabajando en un centro de datos, con múltiples componentes que llegan de diferentes proveedores, en diferentes días, con piezas faltantes y un listado de diez páginas de materiales. Lo complejo de la situación y la gran cantidad de tiempo necesaria para solucionar el problema son dos factores obvios.

– Potencia: los requisitos excesivos de alimentación pueden retrasar los esfuerzos de la virtualización hasta meses. Mientras tanto, la adición de energía va en contra de muchos ecologistas actuales y de las iniciativas de consolidación de esta tendencia medioambiental.

– Enfriamiento: añadir frío para paliar el problema anterior es muy costoso, requiere mucho tiempo y desde la perspectiva ecológica tampoco es una propuesta del todo sólida.

– Escala: las agencias se enfrentan constantemente a dos alternativas indeseables: asumir el riesgo de comprar toda la infraestructura (e invertir enormes cantidades de dinero), o ejecutar un piloto menos costoso, que a la larga puede acabar dando problemas de potencia. Por ello, son muchas las empresas que optan por no escoger ninguna de las dos alternativas.

– Espacio: en ocho de las diez iniciativas de virtualización, el espacio supone un problema, tanto para el coste real como para el coste de oportunidad (es decir, menos espacio para cubículos y oficinas).

– Peso: el peso no es siempre un problema, pero cuando se convierte en un punto importante, pasa a ser uno de los problemas fundamentales. Para las organizaciones con estos problemas, una infraestructura pesada es capaz de hundir una iniciativa durante sus primeros días.

– Política: la propiedad siempre lleva a las empresas a entrar en debates de opinión o incluso conflictos. En las iniciativas de virtualización, son frecuentes las luchas internas entre los equipos y servidores que acaban provocando una pérdida de productividad o incluso el desvanecimiento de todo el proyecto.

– Especulación: la estimación del ROI de un proyecto de virtualización tradicional supone muchas conjeturas, pero por más que se trabaje en calcular el servicio necesario, lo más probable es que esta especulación no sea perfecta, y acabemos encontrándonos con exceso de compra y gasto, o insuficiencia.

-Equilibrio: una infraestructura de virtualización tradicional, optimizando el servidor independiente, el almacenamiento y los componentes de red requiere lograr un equilibrio complejo. Las decisiones que afectan al rendimiento y cualquier error de cálculo caen sobre los hombros de la empresa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios