BAQUIA

Inversores y gigantes tecnológicos creen en el SDN

Uno de los problemas con los que se tienen que enfrentar las compañías que gestionan centros de datos es la posibilidad de sufrir un desastre natural. Y aunque en España no padecemos demasiados, hay lugares donde convergen una alta tecnificación con una elevada probabilidad de catástrofes de este tipo.

El más emblemático es la costa Este de los Estados Unidos, donde cientos de empresas alojan sus centros de datos en una zona acostumbrada a recibir huracanes y tormentas tropicales, como bien quedó patente el año pasado tras el paso devastador de Sandy.

Después (o antes) de una de esas catástrofes, es posible que sea necesario trasladar los servidores de un centro de datos a otro, bien para reparar los daños o bien para prevenirlos antes del desastre. Sin embargo, sabemos que las empresas demandan disponibilidad a todas horas, por lo que el traslado físico de los servidores, que puede llevar días o incluso semanas, supone un importante percance.

Aquí es donde surgen las tecnologías definidas por software (SDN) como una opción que optimiza el rendimiento de los sistemas de hardware, sustituyendo algunas de las funciones más complejas de los servidores por software. Entre otras cosas, permitiendo que la transición de los datos en caso de una de esas catástrofes sea cuestión de horas.

Es por eso que inversores y grandes empresas tecnológicas apuestan cada vez más por las startups especializadas en SDN. Se trata de un mercado todavía pequeño, que mueve unos 300 millones de dólares dentro de una industria que genera unos 30.000 millones anuales, aunque según las predicciones de la consultora IDC, moverá 3.700 millones de dólares de aquí a tres años.

Empresas como IBM, Cisco o Microsoft empiezan a ofrecer sus propias soluciones SDN. Otras como VMware prefieren sacar el talonario, comprando Nicira por más de 1.000 millones de dólares. También Cisco, Oracle y Juniper han comprado compañías especializadas en SDN en el último año. SDN permite crear sistemas más rápidos y flexibles, que precisan de menos intervención humana y son más fáciles de modificar y actualizar.

Siendo todavía una tecnología emergente, los estándares varían entre unos fabricantes y otros. Pero la entrada en el sector de los gigantes tecnológicos probablemente conducirá a la unificación de protocolos, y hay quien apunta a Cisco como futuro dominador de este sector.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios