BAQUIA

¿Cómo impulsar la innovación?

Todo el mundo defiende la importancia de la innovación para el futuro de una empresa, pero pocos explican las claves para que esa innovación tenga lugar.

Hay cientos de factores que influyen, pero lo más importante es tener en cuenta un principio fundamental: La innovación se ve frenada por los riesgos que implica. Por tanto, si consigues disminuir los riesgos, aumentará la innovación.

Los riesgos son fundamentalmente de dos tipos:
– A nivel de empresa: Invertir muchos recursos en un proyecto innovador que acabe generando solo pérdidas.
– A nivel personal: Un directivo que apuesta por una idea innovadora que acaba fracasando estrepitosamente puede ver cortada cualquier posibilidad de ascenso o incluso costarle el despido.
Ante estos riesgos, la mayoría de empresas y profesionales tienden a “jugar seguro” y no apuestan decididamente por innovaciones que les puedan costar caras.

Para disminuir estos riesgos, una de las mejores opciones es realizar pruebas reales de alcance limitado. Es decir, en vez de jugárselo todo a una carta con grandes lanzamientos, realizar primero pequeñas pruebas ante un público más pequeño.

Las grandes empresas llevan muchas décadas realizando análisis previos antes de cualquier lanzamiento importante, mediante estudios de mercado, “focus groups”, etc. El problema de estos métodos es que son bastante caros y relativamente poco fiables. Es bastante frecuente que un consumidor diga una cosa en una encuesta y luego haga otra completamente distinta cuando su dinero está realmente en juego. Si estos métodos fueran fiables, no nos encontraríamos con que el 95% de los nuevos productos que se lanzan al mercado acaban fracasando. 

Hay una opción bastante más fiable, que son los tests reales de mercado, donde no se pregunta a los consumidores qué harían en teoría, sino que se pone a prueba cómo reaccionan realmente a una novedad (si compran más, menos o igual).

Este concepto de experimentación es especialmente popular en el entorno online, gracias a los tests A/B y multivariante, que permiten realizar pruebas reales de manera sencilla, barata y, sobre todo, con bajo riesgo. Estos test permiten mostrar la novedad solo a un porcentaje pequeño de usuarios y se puede cortar en cualquier momento el experimento, por lo que el impacto de cualquier innovación fallida es muy reducido.

Casi todas las grandes empresas de Internet (Google, Amazon, Ebay, etc.) realizan constantemente este tipo de tests para mejorar sus distintas iniciativas. De hecho, esta cultura de experimentación se encuentra tan extendida entre las startups online que ya es casi un mantra la frase “fail fast, fail often” (falla rápido, falla a menudo). 

Gracias a los tests online, el coste de cada prueba fallida es muy reducido, lo que lleva a un cambio radical de la cultura de innovación. Los riesgos son mucho menores, por lo que todos los trabajadores se atreven a proponer nuevas ideas y éstas ideas se ponen a prueba rápidamente, sin tener que pasar semanas de filtros corporativos, reuniones, planificación, etc.

Por tanto, si quieres impulsar realmente la cultura de innovación de tu empresa, olvídate de planes estratégicos, comités de innovación y otras soluciones anticuadas. Implanta una metodología de tests A/B continuos y fomenta que todos aporten nuevas ideas. 

En el competitivo mundo actual, probar constantemente nuevas cosas es la única forma de avanzar más rápido que la competencia.
 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios