BAQUIA

Ubuntu Edge falla en el crowdfounding. ¿Y ahora qué?

Hace ahora un mes, el 22 de julio, Canonical ponía en marcha una campaña de crowdfounding para financiar la fabricación de Ubuntu Edge, un potente smartphone con sistema operativo propio y libre, capaz de interactuar con y como un PC.

El objetivo era recaudar 32 millones de dólares en un mes, lo que suponía encargar unas 40.000 unidades del teléfono. El plazo finalizaba a las 23:59 de ayer, miércoles 20 de agosto, y pese a que el arranque de la campaña fue de lo más prometedor, con 3,4 millones de dólares recaudados el primer día, finalmente no se ha alcanzado el objetivo fijado.

Algo más de 27.000 contribuyentes han aportado un total de 12,8 millones de dólares, por lo que han faltado casi otros 20 millones. Ahora, el dinero se devolverá. Pese a que apenas sobrepase un tercio del objetivo establecido, 12,8 millones de dólares es una gran cifra para un proyecto de financiación colectiva, si sirve de consuelo para Canonical.

Ubuntu edge

¿Y ahora qué? ¿Se cancela el proyecto? ¿No se fabricará Ubuntu Edge? Parece que no está perdida la esperanza. Mark Shuttleworth, fundador de Canonical, explicaba hace unos días a The Guardian, cuando ya se veía venir que el crowdfounding no llegaría, las posibilidades de sacar adelante el smartphone.

Según Shuttleworth, hay varios fabricantes y operadores interesados en producir el teléfono basado en sistema operativo Linux. Sin embargo, admite que ya no sería el "superteléfono" -128 GB de almacenamiento, compatible con Android y Ubuntu OS- que tenía originalmente en mente con el proyecto Edge, sino una versión menos potente.

En Fast Company, Shuttleworth da más detalles sobre lo que espera ahora a Ubuntu Edge. Insiste en que el proyecto no ha terminado, aunque sí cambia el modo en que enfocarán su desarrollo. Su previsión es tener lista en octubre una primera versión del sistema operativo Ubuntu, y ponerlo en manos de operadores como T-Mobile, Verizon, Smartfren (en Indonesia) y Unicom (en China). Si todo va bien, a mediados de 2014 se podrían ver algunos modelos en el mercado.

El CEO de Canonical está convencido de que hay mercado para Edge, a pesar de la enorme abundancia de modelos de smartphones y del dominio de Android, iOS y Windows. Según él, alrededor del 25% de la gente que compra un smartphone no lo usa como tal, es decir, no utiliza apps ni descarga contenidos. Un tipo de cliente que tampoco interesa demasiado a los operadores, ya que genera poco tráfico de datos. Y ese es el sector que interesaría abordar.

Así pues, el proyecto sigue adelante. Shuttleworth confía en que si las cosas van bien, en dos años pueden arañar entre un 15 y un 20% de la cuota de Android, y marcar claras diferencias con el resto de la industria. Suerte, pues.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios