BAQUIA

Los grandes de Internet apuestan por las startups

Un emprendedor y su grupo que han sido capaces de crear una startup con gran tecnología es un objetivo de compra para empresas que, como Google o Yahoo, necesitan talento a diario. La pregunta es, ¿por qué si a las empresas mejor dotadas de Internet les parece razonable pagar precios exorbitantes por empresas que todavía no facturan, les es imposible hacerlo a las grandes empresas tradicionales?

La respuesta tiene que ver con el mundo del siglo XX y sus reglas contables, en las que "el talento" y su "potencial" no se pueden tener en cuenta. Hay otra parte de la ecuación que no valoran: ¿cuánto vale esta tecnología integrada en mi plataforma?

En el caso de las grandes empresas tradicionales, nadie sabe valorar bien. ¿Cuánto puede contribuir esta tecnología en mi modelo de negocio de hoy dentro de uno o dos años? Nadie tiene la valentía de "ceder" parte de ese recorrido a los emprendedores que tienen la empresa.

Google o Yahoo pagan esas cantidades no por lo que vale la empresa hoy, sino por lo que va a significar dentro de su propio negocio, y lo que aporta disponer de unos cracks que, además, han sido capaces de lanzarse y crear una nueva empresa.

A las empresas tradicionales les es casi imposible pagar con este tipo de futuribles en mente, y eso les priva de cambios importantes en sus modelos de negocio, además de la savia nueva que significaría la absorción de gente con ideas del siglo XXI en su empresa.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios