BAQUIA

Mientras Facebook las ignora, Google+ se centra en las redes corporativas

Hace apenas dos semanas Google anunció la puesta en marcha de una serie de novedades en su red social. En concreto, afectarían a la aplicación de Google+ para empresas, donde los usuarios ya pueden utilizar el soporte para múltiples cuentas, restringir mensajes en conversaciones privadas y usar nuevas etiquetas de dominio.

Estos cambios iban ligados al lanzamiento de la versión definitiva de los dominios API de Google+, que ya están disponibles para todos los clientes de Google Apps. “La API permite a los clientes integrar aplicaciones de Google+ en sus herramientas y permite a los proveedores de software empresarial acceder a Google+ desde sus productos”, explica la compañía en su blog oficial.

Domains-monitor-posts

Sin duda, estas modificaciones son una clara muestra del enfoque de la compañía hacia el mercado corporativo. Podemos decir cada vez con mayor seguridad que Google+ es una red social muy útil para grandes y pequeños negocios, que no sólo permite a los empresarios hacer nuevas conexiones y cuidar sus relaciones profesionales, sino que también sirve como herramienta de comunicación de la empresa con sus clientes y seguidores.

Tampoco resulta difícil darse cuenta de que, al contrario, la integración de herramientas para empresas y las redes sociales corporativas son algo que nunca ha despertado el interés de Facebook.

Desde que Google+ fue lanzado en 2011, ha tenido que afrontar todo tipo de críticas. Desde que no se trata más que de una apuesta desesperada de Google por desafiar el dominio de Facebook en las redes sociales, hasta que la red social estaba predestinada al fracaso incluso antes de nacer (sumándose a la larga lista de proyectos poco exitosos de Google). 

Sin embargo, a pesar de sus malos inicios, Google+ siempre mantuvo una característica que hasta entonces no habíamos visto en ninguna red social: la posibilidad de crear círculos para seleccionar con quién compartir contenido específico. Además, Google permitía ser seguido por alguien sin necesidad de aprobar ningún tipo de solicitud, algo que ya apuntaba hacia la utilidad de esta red social como trampolín de comunicación de las empresas con sus seguidores, y que fue copiado rápidamente por Facebook.

Los dominios API de Google+ pueden considerarse una especie de culminación de un proceso de desarrollo de nuevas funciones de la red social, con el fin de integrarla totalmente con otras funciones de colaboración de Google, desde Gmail hasta Google Drive, pasando por su suite de Google Apps para empresas. Esto nos ayuda a comprender mejor los planes de futuro de Google con respecto a Google+: más que una red social diseñada para competir con Facebook, Google+ es una pieza más del puzzle de Google, con el cual pretende crear una capa social que abarque todas sus herramientas sociales y empresariales.

          Picture-96

Según explica Wired, esta estrategia quedó claramente confirmada cuando Google+ puso en marcha sus Comunidades a finales de 2012, una nueva función de la red social que podía ser monitoreada a través de Gmail, ya que el usuario recibía alertas de sus comunidades en su bandeja de entrada. De ahí que tampoco haya sido de extrañar el reciente cambio de la bandeja de entrada de Gmail, donde ahora los mensajes pertenecientes a actualizaciones y alertas sociales llegan a una pestaña independiente. De esta manera, las notificaciones de Google+ no se mezclan ni se pierden entre otro tipo de mensajes (¡punto para Google+!).

Al igual que las comunidades, los Hangouts de Google+ también han ayudado a la colaboración y comunicación de las empresas, facilitando la utilización de videoconferencias dentro de una organización. Lo que ahora podemos hacer en un par de clics, antes requería de un complicado proceso de programación o de herramientas de pago, como WebEx o GoToMeeting.

Por lo tanto, aunque aún haya muchos puntos que Google+ debe mejorar, a día de hoy podemos decir que se trata de una plataforma muy útil para el ámbito social de un negocio. No cabe duda de que veremos llegar nuevas características corporativas. Además, el hecho de que Google no haya incluido a día de hoy publicidad en Google+ es una clara señas de que la compañía no quiere seguir la dirección de Facebook. Google+ continuará añadiendo valor a la capa social de Google y al resto de herramientas de la compañía.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios