BAQUIA

Google Glasses: La tecnología allá donde hace falta

Ayer se realizó, como primicia mundial dos operaciones quirúrgicas consistente en el implante de condrocitos autólogos y el artroscopio sin cables, utilizando las (cada vez más famosas) Google Glass.

La operación fue dirigida y realizada por el Doctor Pedro Guillén, de la Clínica CEMTRO, al que se le unieron vía Hangout otros dos prestigiosos cirujanos de Europa y Estados Unidos.

Gracias a la tecnología que incorporan estas gafas, no sólo es posible grabar la intervención, sino que además a través del Hangout creado desde las propias gafas, más de 300 centros universitarios y médicos de todo el mundo pudieron seguir la operación en alta definición (HD).

La intervención, consistente en el implante autólogo de condrocitos es una técnica que hasta la fecha sólo se podía aprender en la citada Clínica CEMTRO, que la ha desarrollado. “Se trata de una técnica compleja para la regeneración de la rodilla que por primera vez va a poder aprenderse desde cualquier parte del mundo”, explicaba el doctor Guillén antes de la hora señalada.

Sin entrar en más detalles de la misma, pues no soy médico ni experto en la materia, paso a mencionar las palabras del doctor al ser preguntado tras la operación.

Googleglasses_pedroguillenLa operación ha sido un éxito y el paciente está bien, que es de lo que se trata, lo de llevar este pequeño aparato – en referencia a las Google Glasses – es una anécdota accesoria de la misma, pues no hemos de olvidar que lo principal siempre en cada operación es que el paciente mejore, independientemente de la tecnología o técnica que se use. Aunque es cierto que estas gafas suponen una excelente herramienta porque es como dar una clase en vivo, en la que cualquiera que se conecte puede, no sólo ver, sino también sugerir, preguntar y participar” respondía el doctor Guillén.

La mayoría de las preguntas que fueron dirigidas al doctor, se referían a la comodidad o no de portar las Google Glasses, el peso de las mismas, la visibilidad, etc. Algo a lo que el protagonista del evento, se limitó a responder (muy en la línea de sus anteriores palabras) con un simple “Yo estaba centrado en la operación y mi principal preocupación era que todo saliera bien, sinceramente, cuando he empezado, ni me he dado cuenta de que las llevaba puestas. Sí me ha resultado muy interesante la opción de participación remota y, sobre todo, saber que ellos estaban viendo lo mismo que yo, a la vez que yo”.

Esto abre un nuevo campo de aplicaciones para las gafas de Google, en este caso, la tecnología principal la ha aportado una empresa española llamada Droiders, con su sistema Glassters Streamer. También ha participado INDRA, con su tecnología WAD de telemedicina y por último, Telefónica, que ha desplegado su última tecnología para que el streaming pudiera ser seguido en las mejores condiciones desde cualquiera de los 300 centros participantes.

¿Quién dice entonces que en España no hay innovación? La hay, y lo mejor es que ahora podremos exportarla en mejores condiciones. Sólo espero que esta experiencia anime a empresas y a profesionales a desarrollar aplicaciones y emprender nuevas aventuras tecnológicas, porque aquí, sí que nos encontramos en un sector completamente global y si la aplicación es buena, dará igual que se haya desarrollado en Cuppertino (USA), en Bangalore (India) o en Murcia (España) todos jugamos con las mismas armas.

 


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos



Comentarios